Memorias / Noticias

13.Abr.2016 / 07:02 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Prensa PSUV.- “¡Queremos a Chávez!”, “¡Chávez no renunció, lo tienen secuestrado!”, eran las consignas que exclamaba el pueblo el 13 de abril de 2002, la euforia se hizo cada vez más intensa, más allá del poder mediático y golpista, sus deseos se hicieron sentir.

Tras tres días de resistencia se acercaba la noche, ya Venezolana de Televisión recuperaba su señal y comenzó a informar al pueblo de lo que estaba pasando. Esa misma noche se juramentó a Diosdado Cabello como presidente provisional, y se esperaba la llegada de Hugo Chávez, que se encontraba detenido en la Orchila.

Llenos de emociones: impotencia y tristeza, el Poder Popular salió a las calles y se reunían en Miraflores a la espera del único líder que defendía sus derechos. “¡Queremos a Chávez, queremos a Chávez!” era otra de las consignas del pueblo, un pueblo que acompañado por oficiales patriotas lograron que Venezuela amaneciera con otro semblante, restableciendo así los poderes legítimos otorgados al presidente de la República, Hugo Chávez, y el sistema democrático venezolano.

Este mismo día, tras autojuramentarse como presidente de la República; intentar disolver los poderes públicos y revertir la voluntad popular, el dirigente de la patronal Fedecámaras, Carmona Estanga, junto a su gabinete y generales golpistas que lo acompañaban, quedaron detenidos.

“Si no es Chávez, no queremos nadie” expresaba el pueblo. Siendo las 2:50 am, una luz resplandecía el helipuerto del Palacio de Miraflores. Gritaban ¡volvió, volvió, volvió! Mientras ondeaban las banderas de Venezuela. El estallido del Poder Popular había dado resultados.

Así pues, quedó en evidencia que quienes hoy (oposición venezolana) hablan de respeto y democracia, participaron de manera brutal en estos actos violentos, dejando a un lado el mandato popular, violando la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Derecho Internacional y demoliendo la institucionalidad del país, de la misma forma que meses más tardes (2 de diciembre de 2002) convocaran a un “paro cívico” el cual devino en un sabotaje a la industria petrolera que en 63 días fue enfrentado y derrotado por el pueblo.

De esa victoria nacieron las grandes misiones que nos han permitido avanzar en la erradicación de la pobreza de nuestro pueblo; mejorar los indicadores de educación y salud; el fortalecimiento del poder del pueblo, pues parte importante de ese golpe de Estado fue contra las leyes que le iban a dar poder al pueblo.

A 12 años de estos sucesos, el pueblo venezolano, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, junto a su líder y presidente chavista, Nicolás Maduro, no olvida, y por el contrario, enarbolan las banderas de Lucha, Batalla y Victoria, alegando defender para siempre la Revolución Bolivariana y todo el legado del Comandante Supremo, Hugo Chávez, y por ello decimos: Todo 11 tiene su 13.

“A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César y al Pueblo lo que es del Pueblo”, Hugo Chávez

Madrugada del domingo 14 de abril de 2002

mg_29221334357363

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve