Luis Britto García / Opinión

18.Ago.2015 / 05:13 pm / Haga un comentario

Por: Luis Britto García

1 Sabemos que Cristobal Colón llega a Guayana y Paria en 1498, que su tripulante Juan Esquivel bautiza un caudaloso río de la zona con el nombre de Esequibo. Que los reyes de Portugal y España suscriben en 1494 el Tratado de Tordesillas, el cual entrega a esta última todas las tierras 370 leguas al este de Cabo Verde, incluido lo que ahora son las Guayanas.

2 ¿Cómo llegan los usurpadores? Centran su codicia en los grandes ríos, por donde pueden ingresar desde el mar y acarrear lo robado. Un enjambre de saqueadores cae sobre Guayana por vía de Trinidad, el Delta e islas adyacentes. Piratas portugueses asaltan Cubagua en 1541; los siguen los franceses en 1543 y en 1544; el inglés John Hawkins invade Margarita en 1561; Francis Drake, James Lovel y el francés Jacques Sore en 1567. Doce naves piratas incursionan contra la isla en 1571; el mismo año la asalta Jean de Bontemps, y Luis de Cabrera expulsa de ella francés Caxim. Más saqueadores franceses e ingleses incursionan contra Margarita, Coche y Cumaná entre 1572 y 1582; ladrones del mar ingleses combaten contra Juan de Eraso en aguas margariteñas en 1576; el mismo año asalta la isla el pirata Andrew Barker, y William Hawkins la devasta en 1583 (Luis Britto García: Demonios del mar: piratas y corsarios en Venezuela 1528-1727. Caracas: Fundación V Centenario de Venezuela, 1999).

3 Cansado de agresiones, el rey Felipe II envía contra Inglaterra una “Invencible” Armada que es derrotada en 1588. Los piratas ascienden a corsarios, se concentran de nuevo en Guayana, ríos e islas cercanas. John Chidley incursiona en Trinidad en 1589, John Myddelton en Margarita en 1592. Benjamin Wood asalta Trinidad, Margarita, Coro y Cabo de la Vela en 1592. Los corsarios ingleses asaltan Araya en 1593; el mismo año, James Lancaster incursiona en Paria y Trinidad, mientras sir John Burgh y James Langton asaltan Margarita y corsarios ingleses abordan el barco de las perlas el año siguiente. Jacob Whiddon asalta Trinidad en 1594. El año siguiente Robert Dudley explora Trinidad y el Orinoco, y el corsario sir Walter Raleigh asalta Trinidad, explora el Orinoco y es rechazado en Margarita y Cumaná en 1595. Su lugarteniente, el alquimista Lawrence Keymis, invade el Esequibo, el Orinoco y Santo Tomé de Guayana en 1596, mientras Anthony Sherley asalta Margarita, Araya, Cabo Codera, Bonaire y Cabo de la Vela (Luis Britto García: Señores del Caribe: indígenas, conquistadores y piratas en el mar colonial: Fondo de Tradiciones Caraqueñas, Caracas, 2001. Tb. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2006).

4 En vano, Felipe III crea en 1596 flotas de resguardo, fondos especiales de la Real Hacienda y exenciones tributarias destinadas a la lucha contra corsarios y piratas. El año inmediato integra la unidad territorial de Venezuela al organizar las provincias en la defensa contra ellos. El mismo año, Leonard Berry invade Guayana, y el año siguiente lo hace el corsario Charles Leigh. Al saqueo se unen los holandeses: los corsarios Jan van Leyen, Adriaen Reydersten y A. Cabeliau atacan Santo Tomé de Guayana y Trinidad en 1598. Todavía Felipe III ordena en 1600 al Gobernador de Venezuela residir en Santiago de León de Caracas, a fin de organizar la defensa contra piratas y corsarios. Mientras, los corsarios holandeses trafican esclavos en el Orinoco. Entre otra nube de asaltos a la costa venezolana, el corsario inglés Charles Leigh arremete contra Guayana en 1602, el pirata Robert Harcourt asalta Trinidad y el Orinoco en 1608 y el año siguiente Thomas Roe invade por las bocas del Amazonas y del Orinoco. En 1617, el cortesano, poeta y pirata sir Walter Raleigh incursiona en Trinidad y el Orinoco, asalta Santo Tomé y es derrotado en su proyecto de hacer de Guayana una colonia inglesa. Pero la codicia mantiene vivo el plan imperial hasta arrebatarle a Venezuela parte de su territorio inalienable.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve