Antonia Muñoz / Opinión

3.Dic.2014 / 01:26 pm / Haga un comentario

Pensando en el arte de gobernar con el pueblo, que no es otra cosa que llevar a la práctica la Democracia Participativa y Protagónica, nos atrevemos a señalar que muchas veces pequeñas decisiones pudieran producir grandes cambios. Aunque “gobernar es cosa seria”, cuando se gobierna oyendo a la gente la tarea es más sencilla y más amena, porque muchas cabezas piensan más que pocas. A veces uno se pregunta ¿Por qué no se enfrenta este problema si tanta gente clama por ello? La respuesta no es sencilla, porque esto pudiera ir desde la sordera, pasando por la indolencia e ineptitud, hasta llegar a conflictos de intereses. A veces quisiéramos estar en cabeza de otros para hacerles comprender esas cosas sencillas que pueden aliviarle malestares a mucha gente, que por la inacción de algunos, va perdiendo, primero la alegría, después la esperanza; y si nos descuidamos, pueden perder hasta la paciencia.

A veces uno se pregunta, ¿Qué fue lo que pasó con el cemento que se dejó de vender normalmente en las ferreterías y otros negocios que distribuyen materiales de construcción? Probablemente alguien me responderá que en las ferreterías especulaban. Otro pudiera decir que la escasez se debe a la Gran Misión Vivienda Venezuela. Podría haber algo de razón, pero la respuesta es muy simplista ya que la precitada Misión fue lanzada en el 2011 y mucho antes el cemento comenzó a escasear y los precios comenzaron a convertirse en especulativos. Desconozco si todavía los Consejos Comunales tienen cupo de cemento. Hace unos cuatro meses atrás pregunté por dos jóvenes a quienes no había visto en los últimos días, y alguien me contestó: le dieron cupo de cemento y están trabajando en eso. Lo cierto es que a cada rato y desde diferentes estados nos reportan una especulación de hasta Bs. 500 por saco. Algo tenemos que hacer para aliviar el malestar que produce en la población la escasez y los precios usureros del cemento.

Otro detallito que le tiene la vida amargada a mucha gente, es la modalidad de venta de gas que se adoptó hace varios años. La idea de gas comunal es buena, siempre y cuando se recuerde que el socialismo no está reñido con una gerencia eficiente. A lo largo de varios años hemos visto muchas colas, mucha espera, gente con su bombona al hombro corriendo detrás de un camión. También hemos oído muchas quejas, pero también vimos en el 2011 cómo en San Fernando de Apure, el gobierno regional en pocas semanas acabó con las colas del gas. Ojalá no hayan vuelto.A lo mejor, aquellos demasiado sensibles a las críticas, puedan exclamar: ¡Con tantas cosas buenas que hablar y vienen a señalar detalles! El gran problema es que el diablo está en los detalles. Por otra parte, al diablo hay que conjurarlo a tiempo antes de que sea bien utilizado por nuestros adversarios.

Finalmente, nos referiremos a uno de los tantos detallitos que debemos corregir en agricultura. Tenemos que hacer un esfuerzo para que los créditos agropecuarios no sean aprobados tarde; porque este retraso tiene un efecto dominó sobre la contratación de las labores de preparación de tierra, sobre la adquisición de insumos (semilla, fertilizantes, herbicidas y plaguicidas).Obviamente, todo lo anterior retrasa la fecha de siembra, y no hace falta ser tan inteligente para deducir cuáles son las consecuencias. Pensando en el futuro: en mayo y junio del año 2015, como siempre, se sembrarán los cereales (maíz blanco y amarillo, sorgo y arroz). También en la misma fecha deben sembrarse los pastos, cultivo que no comemos los humanos, pero bien manejado, es el alimento animal más barato para producir carne y leche con rumiantes(bovinos, bufalinos, ovinos y caprinos). Si somos previsivos, en enero de 2015, en cada estado cerealero o ganadero, debemos comenzar a realizar las captaciones de las y los productores que sembrarán dichos cultivos; de manera que en marzo, máximo abril, se realicen las liquidaciones de dichos créditos.

Para que el detallito anterior mejore la eficiencia en el proceso de producción de alimentos; Agropatria debe hacer lo propio con respecto a los insumos que no produce, pero comercializa. Todo lo que sea importado y no se tenga en “stock”, ya debe haber sido solicitado, porque en el exterior no sólo le venden a Venezuela y sabemos que es muy pronto para esperar que la Ley de simplificación de trámites administrativo, funcione al 100%. Por lo tanto, tenemos que meter en la cuenta, el tiempo que se toma en aduana el proceso de nacionalización de los insumos importados, donde se incluye el fertilizante fórmula completa o NPK que se incorpora al suelo en el mismo momento que se siembra el grano. Como la úrea se aplica cuando el maíz tiene entre 15 y máximo 30 días, también se debe tener a la mano; porque es maldad que se aplique cuando el maíz está “muñequeando”. Como tenemos úrea hasta para exportar, sugerimos que desde enero se empiece el acopio en los estados más demandantes como Portuguesa, Barinas y Guárico. No hemos dicho nada que no se sepa, pero aprendimos de Kotepa Delgado que hay que escribir porque siempre algo queda. Además, la angustia es libre!!¡¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!!

Caracas, miércoles 3 de diciembre de 2014.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve