Eduardo Piñate / Opinión

15.Dic.2014 / 09:25 am / Haga un comentario

Por: Eduardo Piñate R.

Recientemente el Congreso de los Estados Unidos de Norteamérica aprobó un conjunto de sanciones contra Venezuela, consistentes en la suspensión de visas y “congelaría activos en territorio estadounidense” a funcionarios venezolanos que el gobierno de ese país (EEUU) identifica como responsables de la violación de derechos humanos en el país. Ello en virtud de que para la élite imperialista, en nuestro país el gobierno “viola los derechos humanos, libertades fundamentales y normas democráticas” y por lo tanto, ellos (los gringos) trabajan para lograr un “mayor espacio político” en Venezuela y asegurar que el Ejecutivo liderado por el presidente Nicolás Maduro “está dispuesto a comprometerse con la defensa de la democracia”.

Mayor descaro, cinismo e inmoralidad, imposible. La administración de Barack Obama y en general la élite dominante de los EEUU, ostenta el record mundial de violación de los derechos humanos y lo que es más grave, pretende convertirse en una dictadura mundial. Tal conducta tiene una profunda raíz histórica que comienza con los libertadores de los EEUU (con George Washington al frente) y las teorías del Destino Manifiesto y la Doctrina Monroe; entre otras, y culmina con el lanzamiento de la doctrina de “guerra infinita” y/o “guerra preventiva” lanzada por George Bush tras los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, a través de la cual justifican bombardeos masivos, invasiones a países soberanos, cárceles clandestinas en diversos países y la tortura como política del Estado imperialista de EEUU; con la complicidad de los sumisos gobiernos de la Unión Europea y otros como Israel y las monarquías del Oriente Medio.

Para la élite dominante en los EEUU es fundamental subordinar gobiernos y pueblos, conquistar territorios e imponer su ideología y modo de vida, porque se juega hoy la hegemonía en la economía mundial, hoy profundamente amenazada por Rusia y China. De allí también, las preocupantes iniciativas (sanciones) que ha venido tomando en los últimos tiempos contra Rusia y las “pulseadas” militares en las cercanías de las fronteras rusas y territorios chinos.

En ese contexto, nuestra región latinoamericana y caribeña es estratégica desde el punto de vista de la geoestrategia imperialista mundial, pero resulta que aquí, en este continente, el imperialismo perdió hace años la iniciativa política -y ello es responsabilidad de Chávez, la revolución Bolivariana y el pueblo venezolano- y se plantean recuperarla, de allí la contraofensiva que desde hace años han lanzado contra nosotros.

Las sanciones contra Venezuela aprobadas por el Congreso de EEUU, que sólo esperarían por la firma del presidente Barack Obama, forman parte de esta contradicción entre la nación venezolana y latino-caribeña con el imperialismo y son una agresión más contra nuestros pueblos que luchan todos los días por la Independencia, la soberanía y la justicia; todas ellas, garantías de la paz.

El pueblo venezolano, los revolucionarios y las revolucionarias de este país no aceptamos y no tememos a las sanciones y amenazas imperialistas. Somos hijos e hijas de Libertadores y Libertadoras, somos de la estirpe de Bolívar y Hugo Chávez.

No Pasarán!!!

Venceremos!!!

Caracas, 15 de diciembre de 2014

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve