Opinión

26.May.2015 / 08:09 am / Haga un comentario

Grito Llanero

Por: Pedro Gerardo Nieves

Entrando en la redacción de estas líneas hemos de confesar que su título entraña un préstamo al insuperable Eduardo Galeano quien con sus celebérrimos El mundo al revés nos enfrentó con las más sorprendentes paradojas de la política y el mundo. Por eso en un humilde ejercicio traducimos al lenguaje veguero y nos conseguimos con la frase que titula. Pero ¡Vámonos canoa!, a lo que vinimos.

LOS ASESINOS QUE SALUDAN LA BEATIFICACIÓN DE SU VÍCTIMA

Llenos de estupor leemos los despachos cablegráficos que señalan que “Barack Obama celebra la beatificación de Monseñor Arnulfo Romero”.

Describe el cable que el mandatario felicitó a los salvadoreños, y definió al religioso como “un sacerdote inteligente y un hombre valiente”. También ¡válgame Dios!, Obama agradeció al papa Francisco y lo felicitó, por su decisión de beatificar al salvadoreño.

Termina el cínico comunicado casablanquero explicando que Obama espera que la visión del Arzobispo Romero “sea capaz de inspirarnos a todos a respetar la dignidad de todos los seres humanos y a trabajar por la justicia y por la paz en nuestro hemisferio y el resto del mundo.”

Fin de mundo: 100.000 muertos y desaparecidos ocasionados en la guerra en El Salvador son un producto directo de la intervención norteamericana en la aún hoy atribulada nación.

La idea yanqui de arrasar a los “rojos y comunistas que pretendían tomar ese país” dispuso billete burréao, hombres, armas, explosivos, guerra sucia y el entrenamiento de asesinos en la tristemente célebre Escuela de las Américas.

Uno de ellos, el sanguinario jefe de los Escuadrones de la Muerte, el mayor Roberto d’Aubuisson, fue el perpetrador del magnicidio pagando un poco más de 100 dólares a otro efectivo del ejército para que de un disparo le abriera el corazón a Monseñor Romero mientras oficiaba la Eucaristía.

La persona que mató a monseñor Romero es un héroe, dijo años después d’Aubuisson a Terry Karl, investigadora estadounidense de los escuadrones de la muerte.

VIOLACIONES A LOS DDHH DIRECTO EN YOUTUBE

Desde internet un robusto y rozagante Leopoldo López, casi que con High Quality Definition, dirige un mensaje a los venezolanos. Hace un falso ademán de encendido y apagado de la camarita que denota una buena y cuidada puesta en escena.

Con una bien recortada barba hipster y sus extremidades fashionistamente depiladas, el político manso como una paloma describe sus esfuerzos por la paz y la democracia.

Con pasmosa serenidad (no se ven carceleros vigilando y ni siquiera existe la amenaza de su presencia) López enumera una ristra de desgracias que se abaten sobre el país a causa del régimen. Pone énfasis en denuncias de narcotráfico al más alto nivel, en acuerdo con el guión que se desarrolla. Al fondo, unos periquitos que alegremente cantan quitan la sordidez que se quiere proyectar.

Con Cristo de madera guindado, franela blanca y sortija de matrimonio de oro. (¿En esa cárcel ni siquiera roban a los presos?) anuncia una huelga de hambre para defender a quienes históricamente han llenado de hambre al país; para cesar la represión contra la gente que quiere incendiarnos y terminar la censura que ¡santa paradoja, Batman! permite entrevistas con CNN desde la cárcel, videos en youtube e inclementes y calumniosos ataques contra el gobierno desde el frente nacional e internacional.

Sólo faltó, como guinda, que hiciera un llamado a los venezolanos para que le diéramos plata al multi-recontra-archi-millonario Miguel Henrique Otero, quien desde suites del Waldorf Astoria asegura encontrarse sin papel, sin anunciantes, mamando y loco.

Deben retumbar en su cabeza los datos que suministró Jorge Rodríguez, quien explicó que las primarias de la MUD son el peor descalabro en la historia electoral de Venezuela.

Una participación electoral de la MUD del 7,2%, (que, repetimos, es la participación más baja en la historia de Venezuela) y más de un 70% del voto opositor que tiene náuseas ante su liderazgo, verdaderamente le quita el hambre a cualquiera. Así lo disfracen de huelga.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve