Elías Jaua

  • Foto: Archivo

    El Parlamento Burgués

    Cada sesión de la actual Asamblea Nacional venezolana demuestra cuán acertadas y vigentes son las tesis de los teóricos del socialismo, acerca del carácter del parlamentarismo en la sociedad burguesa. Ellos y ellas plantean que en nombre de la democracia se convoca a la mayoría para legitimar en el poder, la facción de turno de las clases explotadoras.

  • Foto: Cortesía

    Dialogar para el pueblo

    Tras las menguadas movilizaciones contrarrevolucionarias que se observaron el pasado 7 de septiembre, en todas las capitales del país, la coalición opositora dejó en evidencia su inexistencia orgánica en la mayoría del territorio nacional. Su fuerza organizada sigue asentada en los municipios del este del este y con una motivación esencialmente ideológica en contra de la revolución.

  • Foto: Cortesía Elías Jaua

    La victoria de la paz

    Durante un mes continuo de mensajes como estos: “toma de Caracas como sea”, “calle hasta que se vaya”, “referéndum o estallido”, “día decisivo”, entre otros, los voceros y voceras de la contrarrevolución convirtieron el 1 de septiembre de 2016 en un día que daba miedo.

  • Paz

    El derecho a vivir en paz

    La paz no solo es un ansiado, histórico y poético anhelo de la humanidad, es desde 1984 un derecho universal de los pueblos, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la “Declaración sobre el derecho de los pueblos a la paz”, bajo el convencimiento de que “Una vida sin guerras constituye en el plano internacional el requisito previo primordial para el bienestar material, el florecimiento y el progreso de los países”, proclamó: “Los pueblos de nuestros planeta tienen el derecho sagrado de la paz”.

  • Olimpiadas

    El todo por el todo

    Cuando escribo estas líneas nuestra juventud deportiva ha cosechado tres medallas y 11 diplomas olímpicos, otro tanto de ellos y ellas se han metido entre los veintes mejores del mundo, en sus distintas disciplinas.

  • Foto: Archivo

    Fidel

    El Fidel que conozco personalmente desde noviembre del año 2000, gracias a nuestro Comandante Chávez, es un ser humano apasionado por la causa de una humanidad auténticamente humana.

  • Foto: Archivo

    El Espíritu Constituyente

    Por estos días de 1999 se daba un proceso inédito, profundamente democrático y democratizador de la sociedad venezolana, con el inicio de las sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente originaria convocada por el recién juramentado Presidente Hugo Chávez, cumpliendo su principal promesa electoral en la campaña de 1998, y aprobada y elegidos y elegidas los y las constituyentes por el pueblo, en referéndum y elecciones respectivamente.

  • Simón Bolívar

    Bolívar

    Nuestro Padre Bolívar supo ser más grande que su propio tiempo y lo logró aferrándose a los principios, al honor y a la idea justa que defendía, así lo expresaba en una de sus cartas, en 1823:

    “El honor es el mejor guía del laberinto de las revoluciones”.

  • Miranda

    Miranda

    Han pasado 200 años desde aquel día, donde se consumó de manera fatal el primer gran parricidio de nuestra historia republicana, el cual había comenzado en 1812 cuando Sebastián Francisco de Miranda fue entregado al Reino de España.

  • Elias Jaua

    Solo el pueblo salva al pueblo: Una defensa de la propiedad nacional y social

    En este momento cuando algunos propios y todos los extraños se empeñan, de manera oportunista, en satanizar la justa y necesaria política de nacionalizaciones emprendida por nuestro Comandante Chávez, estoy obligado a quebrar lanzas en defensa de la misma. En tal sentido, pretendo exponer en este artículo de manera resumida la real dimensión de lo nacionalizado, en la mayoría de los casos mejor es decir renacionalizado, en el total de la economía y los fundamentos de derecho y de justicia, el contexto, los logros, las dificultades y la fallas cometidas en la aplicación de la misma