Earle Herrera

  • Foto: Referencial

    Earle Herrera: Y no se hablan

    Una querida profesora escuálida, fanática cuando era comunista y más fanática como anticomunista, exteriorizó su “desagrado” ante el fanatismo de los que pedían linchar a Ramos Allup y a buena parte de la MUD después de la debacle en las regionales.

  • Foto: Referencial

    El literal F de Ramos Allup

    El equivalente de la ponchera en la que Poncio Pilatos se lavó las manos es el literal F del artículo 32 de los estatutos. Henry Ramos Allup lo blandió como una espada la incómoda noche en que anunció la abstención de su partido en las municipales.

  • Earle

    El Kiosko de Earle: Pandilla de los 4

    Según los chinos, a “La pandilla de los cuatro” la encabezó la viuda de Mao, después de la muerte del Gran Timonel. En la MUD bautizaron así a los 4 gobernadores suyos que se juramentaron ante la Asamblea Constituyente. Esta banda pudo ser de 5, pero el impoluto Guanipa se rajó a última hora, después […]

  • Earle

    Jonrón out

    Un columnista de El Nacional cita que el bajón del big leaguer Miguel Cabrera se debe a “la crisis social, económica y política de Venezuela, motivo plausible de distracción del jugador”.

  • Earle

    Ni Trump ni Rajoy

    Roberto Hernández Montoya teoriza que las elecciones regionales tienen múltiples lecturas y códigos polisémicos. Ignoro qué quiso decir, pero además de elegir gobernadores, queda claro que el pueblo venezolano votó contra todo injerencismo.

  • Earle Herrera

    El kiosco de Earle: Voto global

    Las elecciones regionales de Venezuela fueron unos comicios globales.

  • Foto: Referencial

    Guarimbero serio no vota

    Hendijunior, formado en las guarimbas de 2014, le dedicó cuatro meses duros a las de 2017. Se dio con todo. Abandono mamá, papá, hermanos, “por la causa”.

  • Earle

    Un fusil para Urosa

    El cardenal Urosa estaría pensando en coger monte y, al estilo Mambrú, irse a la guerra. O mandar a otros, como suele hacerlo.

  • Foto: Archivo

    Caracas vuelve a sus calles

    Agosto nos trajo la ciudad que se había escondido en sí misma. La sacó de un miedo impuesto. De súbito, en un mes tradicionalmente sin mucho tránsito, las colas de vehículos congestionaron calles y avenidas. Por primera vez el ciudadano las celebraba, al igual que al smog, con la alegría de quien recupera su cotidianidad. Durante cuatro meses la metrópolis estuvo secuestrada, sitiada, asaltada, no precisamente por los piratas del siglo XVI a los que enfrentó en solitario un anciano alcalde peripatético.

  • Foto: Cortesía ÚN

    Gracias al plebiscito

    El chavismo funciona mejor bajo presión, y lo estimula más la competencia que el arte solitario o el boxeo de sombra. Las fintas frente al espejo no lo seducen.