Noticias

15.Ene.2016 / 01:21 pm / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Muchos venezolanos, con la mayor buena fe, opositores (ya no se les puede calificar de escuálidos, literalmente escribiendo) y nuestros (chavistas), se preguntaban o pensaban, y algún ingenuo aún piensa, que la guerra económica y la nueva composición de la Asamblea y la generación de conflictos terminarían el 6-D. Más todavía, si ganaba la derecha fascista y cipaya, pensaban algunos, la guerra iba a cesar… En un artículo, publicado acá en Misión Verdad, yo afirmé que no terminaría y que podía acentuarse.

Lamento haber acertado. Las guerras crecen y la nueva Asamblea tiene mayoría fascista y adeca. Parecieran que antes de juramentarse en la sede de la Asamblea Nacional, se juramentaron todos en el patio de la Embajada gringa para ejercer la hermenéutica sobaquera, toda vez que lo requiera el amo imperial. A veces hasta de gratis, como vampiros o caricaturas del mal. El “diablo” escogió bien. Un político veterano, pragmático, corrido en las lides del pasado político, genuflexo a conveniencia (con los poderosos) y provocador de oficio, tramposo, despreció al “bobo” para presidir la legislatura nacional. De hecho, hizo el ridículo y el propio Ramos lo mandó a sentar. Por cierto, nosotros también tuvimos nuestro ridículo en exhibición, responsable y sensato sería jubilarlo.

Todavía hay chavistas que hablan de crisis económica. Curiosamente coinciden con Fedecámaras al negar la necesidad de decretar la emergencia económica. Varios camisas rojas hicieron lo mismo antes de las votaciones, y qué gran favor le hicieron al fascismo criollo.

La circunstancial mayoría de diputados fascistas están tratando de conducir la situación política de país al caos. Claro que la guerra económica es un componente importante, puesto que han logrado contaminar a importantes sectores populares involucrados en el bachaqueo. Y, por supuesto, envalentonar al fascismo criollo de medio pelo con un triunfo electoral logrado desde los laboratorios del Departamento de Estado norteamericano. Por eso están trabajando para encochinar la AN y generar conflicto con los otros poderes del Estado venezolano, para así generar una sensación de ingobernabilidad de cara al extranjero y propiciar la aplicación de la carta (anti)democrática de la OEA, o generar una intervención o una confrontación interna de proporciones inimaginables.

La verdad es que al fascismo global lo que les interesa es el caos. De esta manera los consorcios globales entrarían en la Patria Bolivariana como Peter for his house, los pelabolas de la MUD y el pueblo a vivir como enero del 89 y los catiritos a disfrutar de Caracas Beach.

La guerra económica existe y crece, pero la otra, con la que liquidaron el Estado soviético, también. Si estamos de acuerdo en que no es crisis económica, que se trata de una o varias formas de guerra, se entiende que quienes nos joden están haciendo todo lo posible para sacarnos del juego y lo más rápido posible. Pero nosotros, quienes nos toca enfrentar la guerra o sufrirla, tenemos un estado mayor y un ejército para enfrentarla con eficacia. Creo que hay una resistencia templada como el mejor acero chavista, más de cinco millones y medio de votos lo testimonia.

Y hay jefatura y hay ejército. Si no recuerdo mal, este chavismo nuestro es hijo de una derrota militar, el 4 de febrero. Sin embargo, a diferencia de la porquería de clase política de la Cuarta República, un hombre con capacidad política y calidad revolucionaria dijo a todos los venezolanos: “Hemos sido derrotados”, “Yo asumo la total responsabilidad de los hechos”, “Por ahora”… Ese fue Hugo Chávez. Las encuestas le dieron, días después, una simpatía del 85%. Sencillamente, un triunfo político. Como me gustaría que se repitiese ese ejemplo pedagógico. Fue sólo una batalla. El fascismo ganó sólo la mayoría de uno de los cinco poderes. Aún estamos a tiempo.

Por: Roger Capella Mateo

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve