Noticias

19.Jun.2016 / 04:05 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Los ataques de la derecha venezolana contra la labor de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) no sólo han fortalecido el espíritu revolucionario del pueblo, sino que han impulsado la cultura productiva agrourbana en todo el país como alternativa para asegurar el sustento del núcleo familiar.

Así lo asumen voceros comunales como Miriam Pérez de Lobo, habitante y vocera principal del Clap de la urbanización Matalinda, ubicada en la carretera nacional Charallave-Ocumare, municipio Cristóbal Rojas, Valles del Tuy, estado Miranda, una de las víctimas de los recientes ataques de la derecha contra el instrumento popular de distribución de alimentos a precio justo.

En conversación con AVN, Pérez refirió que en sus intentos por desestabilizar, la derecha —lejos de quebrantar a la Revolución Bolivariana— ha evidenciado la importancia de fortalecer la defensa del modelo económico socialista y rechazar el modelo capitalista en el país.

En ese sentido, indicó que la campaña de descrédito hacia los Clap, que se mantiene tanto dentro como fuera de Venezuela, no ha lograda calar en la población venezolana, que ha incrementado su participación en los planes de siembra urbana y en la generación de patios productivos en sus hogares.

“La intención de la oposición es convencer al pueblo de que el modelo económico socialista no sirve, pero lo único que han logrado es convertir a los Claps en una nueva fuerza productiva del país que contrarrestará al modelo rentista petrolero. Ellos cavaron su propia fosa”, advirtió.

“La derecha amarilla se ha dedicado a desvirtuar a los Clap porque no les conviene que existan, ellos jugaron al caos y a que el pueblo, al no poder comprar los productos de la cesta básica, culpe al gobierno nacional de no brindar seguridad alimentaria a los venezolanos, pero no pudieron lograr nada”, aseveró.

Ante el alcance de los Clap, se inició una campaña de descrédito en redes sociales que difundía acusaciones como el presunto robo de alimentos por parte de los comités. Incluso, se atentó contra dependencias de la red pública que abastecen al Sistema Popular de Distribución de Alimentos, como ocurrió semanas atrás en Táchira y Yaracuy

“Dicen que una mentira dicha mil veces se convierte en verdad, pero aún así ellos no han logrado que el pueblo desconozca los grandes esfuerzos que hace el gobierno nacional para brindarnos calidad de vida, a pesar del bajo precio del petróleo”, expresó la vocera.

Un ejemplo de organización

Miriam Pérez fue elegida como vocera del Clap a inicios de mayo pasado por representantes de los ocho consejos comunales, la Sala de Batalla Rafael Flores El Calvareño, los movimientos sociales y el Bloque Revolucionario de Matalinda, que hacen vida en el urbanismo.

Además de Pérez, en esta votación resultaron elegidos Yelitza Laguna, en representación de la Unión Nacional de Mujeres; Carolina Contreras, por el Frente Francisco de Miranda; Luis González, por la Unidad de Batalla Bolívar-Chávez; Carlos Machado, Tamara Chaparro (principales) y Ana Sanoja (suplente), por la Red de Defensa y Seguridad Alimentaria.

Los seleccionados por el poder popular para conformar el Clap recibieron formación y orientación por parte del Estado Mayor de Alimentación Municipal, y actualmente reciben apoyo de representantes del Mercado de Alimentos (Mercal).

La primera entrega de bolsas de alimentos se realizó de manera equitativa y a precio justo el 8 de mayo, en tres de los seis sectores de la urbanización, conformados por más de dos mil habitantes. En esa ocasión, fueron atendidas 1.250 personas que habitan en los sectores Colinas de Matalinda, Araguaney y Villas de Matalinda.

El viernes pasado, tenían previsto realizar la entrega en los sectores restantes: Parque Residencial Matalinda (630 bolsas), Plaza Garden (107 unidades) y Apamate (168 unidades), para cerrar el ciclo de la primera entregar y planificar la segunda jornada de distribución.

Por su parte, Yelitza Laguna, vecina y vocera del Clap, compartió la propuesta de los representantes del Bloque de Comunas del municipio Cristóbal Rojas, en cuanto a la necesidad de unificar criterios sobre la cantidad, calidad, variedad, y costo de productos, así como la frecuencia de la entrega de las bolsas de alimentos en todo el país.

“Los Clap deben tener relación directa con el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación para agilizar el proceso de distribución de los alimentos en las comunidades”, sentenció.

Conuco comunitario

En cuanto a la promoción de la cultura productiva, Pérez informó que en el complejo habitacional Matalinda se ejecuta un proyecto socioproductivo de creación de un Conuco-Hogar, impulsado por César Bran, vecino del sector, basado en el concepto de “Escuela-pueblo: pensamiento-acción”.

Esta iniciativa surgió de un grupo de representantes del poder popular que se organizaron para rescatar un terreno baldío de 1.191 metros cuadrados, para la producción de alimentos estratégicos y la creación de una fábrica de abono orgánico, en el urbanismo ubicado en la carretera nacional Ocumare del Tuy-Charallave, municipio Cristóbal Rojas.

“El desarrollo de este proyecto es una expresión de la determinación del poder popular organizado de producir sus propios alimentos y dejar de depender de que lleguen a los supermercados o a través de las bolsas que venden los Claps. Hemos despertado y regresado a la producción agrícola”, afirmó Pérez.

El proyecto de la fábrica artesanal de abono orgánico lo integran seis contenedores (trojas), un cernidor y cuatro canteros, elaboradas con materiales rudimentarios; así como materos elaborados con botellas de plástico y cauchos apilados en tres niveles, donde se sembraron en esta fase preliminar rubros tales como, yuca, plátano, y ocumo.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve