Memorias / Noticias

7.Dic.2014 / 12:25 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 7 de diciembre de 1824 el Libertador Simón Bolívar convocó a los gobiernos de Provincias Unidas del Río de la Plata, Centroamérica, Chile y Brasil, a la unidad latinoamericana, para asumir en conjunto los retos que afrontaba la región para entonces.

La convocatoria la realizó dos días antes de la Batalla de Ayacucho. El objetivo era crear una alianza que “fuera política, económica y militar, sin que ello significara la disolución de los gobiernos y repúblicas que le conformaran”, explica en su portal web la Fundación Biblioteca Ayacucho.

En ese momento, Bolívar propuso la celebración de un Congreso en el istmo de Panamá, que tuviese como fin la confederación de los nacientes Estados de la región.

“Después de quince años de sacrificios consagrados a la libertad de América, por obtener el sistema de garantías que, en paz y guerra, sea el escudo de nuestro nuevo destino, es tiempo ya de que los intereses y las relaciones que unen entre sí a las repúblicas americanas, antes colonias españolas, tengan una base fundamental que eternice, si es posible, la duración de estos gobiernos”, escribió Bolívar en la invitación.

En la misiva, planteó, además, “entablar aquel sistema y consolidar el poder de este gran cuerpo político, pertenece al ejercicio de una autoridad sublime que dirija la política de nuestros gobiernos, cuyo influjo mantenga la uniformidad de sus principios, y cuyo nombre sólo calme nuestras tempestades”.

“Tan respetable autoridad no puede existir sino en una asamblea de plenipotenciarios, nombrados por cada una de nuestras repúblicas y reunidos bajo los auspicios de la victoria obtenida por nuestras armas contra el poder español”, agregó el Libertador.

Esta asamblea se hizo realidad entre el 22 de junio de 1826, cuando se instaló en la ciudad de Panamá el Congreso Anfictiónico, al cual asistieron los representantes de México, Perú, la Gran Colombia (Venezuela, Ecuador, la actual Colombia y Panamá), y las Provincias Unidas de Centroamérica (Costa Rica, el Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua).

Chile, el Río de la Plata (Argentina y Uruguay) y Brasil no pudieron asistir por conflictos internos en los que se comenzaban a gestar las guerras civiles.

En las sesiones, que se prolongaron hasta el 15 de julio de ese año, los plenipotenciarios de cada país firmaron los documentos del Tratado de la Unión, Liga, Confederación Perpetua y la Convención de Contingentes.

Sin embargo, debido a las diferencias existentes entre los países en ese momento, no se concretaron del todo los sueños de Bolívar.

Tuvieron que pasar 187 años para que las ideas planteadas por Bolívar se volvieran realidad. Fue el 2 y 3 de diciembre de 2011, cuando en Caracas, Venezuela, el presidente venezolano, Hugo Chávez, encabezó la cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), un mecanismo que tiene como misión impulsar la integración regional y la promoción del desarrollo sostenible.

En la cumbre fundacional participaron 33 países desde México hasta la Patagonia, sin el tutelaje de Estados Unidos ni Canadá.

Hoy la Celac, junto a otros mecanismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Alianza para los pueblos de Nuestra América (Alba), se dibuja como la verdadera alianza regional soñada por Bolívar.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve