Memorias / Noticias

25.Oct.2015 / 11:56 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Prensa PSUV.- Hoy se cumplen 32 años de la invasión de los Estados Unidos a la isla de Grenada (la más pequeña del Caribe) tras el asesinato del líder revolucionario Maurice Bishop, el 19 de octubre de 1983.

Esta fue la primera gran operación realizada por el ejército de los EE.UU. desde la Guerra de Vietnam.

En 1979 una revolución derrocó a Eric Gairy, un aliado de los norteamericanos, y Maurice Bishop, que encabezaba el Movimiento Nueva Joya, tomó el poder. Rápidamente, Bishop se declaró socialista y tejió lazos con Cuba y luego con la Nicaragua sandinista.

Grenada es una isla muy pequeña que está en el mar Caribe. Sólo tiene una población de 110.000 personas (estimaciones 2012) y un área de 133 millas cuadradas. El principal origen de su ingreso es turismo, pero antes de la invasión, carecía de un aeropuerto mayor como muchas de las islas en el Caribe, por lo que Grenada aceptó la ayuda de Cuba en la construcción de un aeropuerto propio.

La excusa utilizada por el Gobierno de Estados Unidos para ingresar por la fuerza a Grenada fue que su pueblo representaba una “amenaza” a la seguridad de los estadounidenses residentes en el país caribeño, debido a “la inestabilidad política”.

El homicidio del líder del movimiento progresista La Nueva Joya fue impulsado por los servicios de inteligencia de Estados Unidos y ejecutado por el viceministro Bernard Coard y el general Hudson Austin, quienes mantenían fuertes divergencias ideológicas con el primer mandatario de esa isla.

Una de las mentiras destacadas por el imperio estadounidense fue que el aeropuerto internacional construido por Bishop, para fortalecer el flujo comercial y turístico en el país, era para la instalación de una base militar de Cuba y la Unión Soviética, lo que ellos llamaron “una amenaza comunista”.

La invasión iniciada por el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, y llamada Operación “Furia Urgente”, comenzó a las 05:00 el 25 de octubre de 1983. La lucha continuó durante varios días y el número total de tropas estadounidenses alcanzó unas 7.000. Las fuerzas invasoras encontraron unos 1.500 soldados granadinos y unos 784 cubanos, incluido el personal diplomático y sus familiares. De ellos, alrededor de 40 asesores militares y de seguridad; el resto eran médicos, maestros, y principalmente constructores que estaban trabajando en el nuevo aeropuerto de Punta Salinas. Por solicitud del propio Bishop, se le entregó armas al personal de la construcción, no para participar en conflictos internos, sino para que en caso de que Gairy y la CIA organizaran una expedición mercenaria y las fuerzas revolucionarias necesitaban ayuda.

Solo fue repartido entre los cubanos armamentos de infantería (fusiles AK con 2-3 cargadores cada uno). Ese era todo el armamento con que contaron los cubanos allí contra el poder de fuego de la 82° Airborne Division, dos batallones de Rangers, un team de SEALS, etc, de EE.UU. Las imágenes de blindados BTR-60 o ametralladoras antiaéreas que a veces salen como cubanos, pertenecían en realidad a los granadienses.

No obstante, la total superioridad naval y aérea de las fuerzas invasoras, encontraron una fuerte resistencia en Grenada. Varios días después, la ciudad de St. George’s fue bombardeada desde aviones, helicópteros y buques de guerra. Luego de tres días de una lluvia de bombas, 7.300 marinos y paracaidistas invadieron la isla. Al final, las fuerzas de EE.UU., sufrieron 19 víctimas mortales y 116 heridos. Grenada sufrió 45 muertes militares, al menos 24 civiles, junto a 358 soldados heridos. Cuba tuvo 25 muertos en acción, con 59 heridos y 638 tomados prisioneros.

Ese despliegue exagerado de muerte y represión se usó también como excusa para “demostrar” el poder bélico de EE.UU., después de su histórica derrota en Vietnam y para justificar el millonario presupuesto militar de la Administración de Ronald Reagan (1981-1989).

En declaraciones públicas, Reagan expresó que la invasión a Grenada se hizo “justo a tiempo”, con la prepotencia que caracteriza al Gobierno de Estados Unidos, que ahora presidido por Barack Obama, continúa usando la mentira como principal arma para justificar sus ataques contra las naciones que no se arrodilla a sus intereses.

 

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve