Antonia Muñoz / Opinión

3.Jun.2015 / 11:47 am / Haga un comentario

En el artículo final de esta serie sobre el Objetivo Nacional 2.4 del Plan de la Patria, hoy convertido en Ley; y pensando en quienes no han leído los anteriores, insistimos en que dicho objetivo debe constituirse en un eje transversal de nuestro proyecto político Bolivariano. Consideramos que debe ser así, porque el problema fundamental de la Patria no es falta de RECURSOS NATURALES (Suelo; agua de buena calidad (salvo contadas excepciones) en el subsuelo; flora y fauna abundantes y diversas; minerales no metálicos, minerales metálicos, petróleo, gas). El CLIMA, tampoco es problema en Venezuela, porque es benigno y generoso: Dos estaciones (lluviosa y seca) con precipitación abundante durante al menos 6 meses; régimen de temperaturas sin grandes variaciones. Gracias a Dios Venezuela no es zona de tornados, ni monzones ni tifones. Casi que tenemos condiciones naturales ideales! RECURSO HUMANO técnicamente bien formado y en formación. Sin embargo, en 1999 la pobreza general y extrema de la población encontrada, fue de 49 y 21 %, respectivamente. En nuestra opinión, todo debido a problemas humanos de naturaleza, ética, moral y espiritual.

Como en Venezuela no ha ocurrido ninguna emigración masiva, tampoco ninguna epidemia ni fenómeno natural que haya diezmado la población; entonces, es fácil concluir que con la excepción de quienes han muerto o nacido en los últimos 16 años, aquí estamos las mismas y los mismos con todas nuestras virtudes y defectos. Por esta razón, nuestro amado presidente Chávez insistía tanto en la necesidad de transformarnos en mujeres y hombres nuevos, cambiando ética y moralmente desde adentro, desde el espíritu; en otras palabras, conjurando, a lo mejor exorcizando, en lo humanamente posible, nuestras miserias, para convertirnos en mejores seres humanos. Por eso es tan necesario, tan urgente, revisarnos con sinceridad; y en un “ejercicio de internalización” impregnarnos de los VALORES LIBERADORES DEL SOCIALISMO y después de un acto de constricción, buscar mecanismos para liberarnos de los ANTIVALORES DEL CAPITALISMO, sobre todo de la CORRUPCIÓN EN TODAS SUS MANIFESTACIONES. Si los ejercicios de “internalización de valores” no existen en la práctica, lo inventamos, pero algo tenemos que hacer, antes de que sea demasiado tarde.

Porque la corrupción es un cáncer social que desde hace décadas amenaza el desenvolvimiento de la vida de las y los venezolanos, debemos crear desde todos los ámbitos una barrera ética y moral contra tal morbo social. Gracias a que desde el 15 de diciembre de 1999, constitucionalmente tenemos una Democracia Participativa y Protagónica, el Pueblo cuenta con una Ley Orgánica del Poder Popular para hacer CONTRALORÍA SOCIAL A TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO (Desde el nacional hasta el comunal). Lamentablemente, todavía sobran dirigentes políticos de mente y alma corrupta, disfrazados de revolucionarios que criminalizan la Contraloría Social, y se dedican a estigmatizar, excluir y perseguir a los ciudadanos, quienes haciendo uso de su derecho y cumpliendo con su deber, tienen el valor de denunciar hechos notorios de corrupción. En ningún momento nos estamos refiriendo a chismosos o calumniadores, a quienes rechazamos, por su comportamiento capitalista destructivo.

El Objetivo Estratégico 2.4.3 nos plantea: “Fortalecer el Sistema de Administración de Justicia, combatir la impunidad, reformar el sistema penitenciario y promover la Justicia de Paz Comunal. Estamos conscientes de los esfuerzos que viene haciendo la Revolución Bolivariana en esta área; sin embargo, a pesar de unos logros observables, todavía quedan muchos vicios, uno de los cuales consiste en la manía de algunos de querer gobernar sólo con incondicionales. Es muy peligroso cuando en política gubernamental la lealtad se considera sinónimo de incondicionalidad, lo cual significa que la crítica y el debate son criminalizados. Tal práctica es nefasta en cualquier área de gobierno; pero es mortal cuando se trata de cualquiera de los sectores que participan en la administración de Justicia; sea que se trate de los cuerpos policiales, Fiscalía, Ministerio penitenciario o Tribunales de Justicia. También, muy importante que la Escuela de la Magistratura, siga promoviendo masificar la Justicia de paz comunitaria, ojalá hasta masificarla, porque la violencia verbal y física en el tránsito y la invasión al derecho del otro en las comunidades, por citar sólo dos ejemplos, también avanza peligrosamente y hace mucho daño.

Finalmente, aunque resultemos mono temáticos y repetitivos hasta el cansancio, sólo me permito exhortar una vez más a quien pueda interesar, que si somos sinceramente bolivarianos, no podemos olvidar tantas advertencias que nos hiciera nuestro Libertador sobre lo pernicioso de la corrupción y de la impunidad de los delitos. Así mismo, no en balde y para que la buscáramos y conserváramos como una joya preciosa, Bolívar, el 23 de enero de 1815, en su discurso de instalación de las Provincias Unidas en Bogotá, nos definió la JUSTICIA como “la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”. Si alguien cree que exageramos, deje que la gente se exprese sin cortapisas y tómese un tiempo para oír y escuchar. CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE.

Guanare, miércoles, 3 de junio de 2015

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve