Opinión

9.May.2014 / 04:04 pm / 2 Comentarios

Foto: Archivo

Siete años y tanto han pasado desde que nuestro Líder y Comandante Supremo Hugo Chávez pronunció aquel discurso memorable en el Teatro Teresa Carreño, donde nos llamó sin titubeo alguno, a unirnos en torno a un solo partido, y que a partir desde ese mismo momento lo denominó Partido Socialista Unido de Venezuela, el cual se planteaba como tarea principal, indeclinable e irrenunciable la unificación de criterio de todos aquellas y aquellos que defendemos y creemos en la Revolución Bolivariana como alternativa viable hacia la consecución de la Suprema Felicidad Social de la que hablaba el Libertador Simón Bolívar.

Aquel 15 de diciembre nuestro Chávez nos dijo: “Les hago la invitación, a nombre del pueblo, a que pongamos de lado los partidos y formemos el Partido Socialista Unido de Venezuela”, esto sin duda era una de las mayores aspiraciones del Comandante y aunque la discusión, el debate y las decisiones tomadas en aquel entonces por los líderes de partidos conllevó a no materializar tal aspiración, la mayoría de las y los revolucionarios nos agrupamos en la propuesta del camarada Hugo. En la nota introductoria de las publicaciones que hizo Ediciones “Socialismo del Siglo XXI” (ejemplar N° 1 Enero 2007) el Presidente Chávez expresaba: “El 15 de diciembre, con motivo del reconocimiento de la labor desempeñada por el Comando Miranda en las pasadas elecciones, les informé mi decisión de conformar un nuevo partido político, pero no se quiere un partido más, sino un instrumento político que se ponga al servicio del pueblo, no de parcialidades ni de colores; sino al servicio del pueblo, la Revolución, y el Socialismo”.

Más adelante expresaba el Comandante: “Ese partido debe ser capaz de reunir en su seno a todos las venezolanas y venezolanos dispuestos a luchar por construir el Socialismo en nuestro país: tanto a las y los militantes de las agrupaciones políticas de izquierda, a los miembros de los movimientos sociales, así como a las y los compatriotas que hasta este momento no militaban o que, decepcionados por los errores o desviaciones cometidas, dejaron de militar en alguna de las organizaciones existentes”, (Ediciones “Socialismo del Siglo XXI” ejemplar N° 1 Enero 2007). Aquí el líder definía claramente la función de nuestro partido con palabras sencillas pero entendibles a todas y a todos, sin tecnicismos ni frases rebuscadas para enredar como suelen hacer algunos, que desde posiciones privilegiadas intentan confundir a nuestra militancia.

Durante este tiempo muchas cosas han sucedido, el Psuv no se convirtió en el instrumento de unificación de todos los partidos políticos pero si en la trinchera de lucha, no sólo de las y los militantes que decidimos asumirnos psuvistas, sino que también se convirtió en el espacio de combate de los Movimientos, Frentes, Colectivos y Organizaciones Sociales que ven en nuestro partido la posibilidad de mantener y consolidar el sueño de Bolívar y ahora con mucha más fuerza el legado de Chávez, que desde ya se ha convertido en tarea de todas las y los militantes dentro y fuera de nuestras fronteras.

Ahora mismo hay una tormenta de ideas, debates, discusiones, análisis y opiniones que nacen desde las bases del partido agrupados en las asambleas de las UBCH (Unidades de Batalla Bolívar-Chávez), pasando por académicos, articulistas, opinadores (algunos de oficio), profesionales, técnicos y no militantes, que están atentos a los acontecimientos que se deriven del III Congreso del Psuv para tomar decisión acerca de militar o no en nuestro partido. Un mar de compatriotas con discursos encendidos, otros moderados, algunos críticos, otros autocríticos, unos pasivos y otros más analíticos se han dado cita en cada rincón del país donde se reúnen más de 13.000 UBCh con el fin de llegar al escenario nacional donde contrastaremos las visiones, siempre en el marco de los que nos decía Chávez: “Unidad, Unidad y mas Unidad”.

Desde aquel discurso de Chávez hasta nuestros días hemos realizado 2 Congresos: el Fundacional, en el que establecimos las Líneas Generales y Documentos del Partido; y el Congreso Extraordinario, en el que construimos desde las bases, los estatutos, principios fundamentales y bases programáticas resumidos en lo que hoy llamamos el Libro Rojo, el cual ciertamente tendrá errores pero lleno de enormes virtudes como uno de los documentos más avanzados en cuanto a la militancia política. Este III Congreso debe ser el espacio para el fortalecimiento de nuestra organización sin mezquindades ni egoísmos, por eso la discusión debe ser amplia, hacia allá debemos empujar todas y todos, para que lejos de entramparnos en quien debe ser o no delegada o delegado, sobrepongamos la aspiración colectiva por encima de las ambiciones personales.

Desde este espacio y en concordancia con algunas propuestas que nos llegan decimos que este Congreso tiene varias tareas, la primera de ellas es establecer el pensamiento ideológico chavista como corriente única dentro de la militancia del Psuv; en segundo lugar, rescatar lo que nos decía el Comandante Chávez en aquel discurso del 15 de diciembre: “En este nuevo partido se elegirá por las bases a los líderes. Eso permitirá que aparezcan los verdaderos liderazgos. Ya basta del dedito, del dedo y, casi siempre, era el dedo mío; aunque yo no me meto en los niveles locales ni en los niveles estadales. He tratado de ser justo siempre, eso sí, cuando se me ha pedido que yo tome decisiones de candidaturas. Pero es mejor que ellas vengan desde abajo, desde las bases. Que sea el pueblo el que tome las decisiones, como está escrito aquí en esta Constitución, desde hace siete años, y no lo hemos cumplido. Ya llegó la hora de hacerlo”. Esto siempre lo cumplió el Presidente, nunca hubo dudas y así quedó demostrado en las elecciones del 2008, 2009 y 2010.

La tercera faena rumbo al Congreso, tiene que ver con la formación de tareas cuadros, en la que mujeres y hombres asuman la conducción de nuestro proceso para que este sea sostenible ideológicamente y perdurable en el tiempo. En cuarto lugar, convertirse definitivamente en la acción en el brazo político de nuestro gobierno para que la gestión institucional sea exitosa. Y como quinta labor, deslastrarse de las practicas contrarrevolucionarias que aún persisten en nuestro partido y que bastante daño han hecho.

Seguirá el debate, allí estaremos todos los que asumimos ser Psuvistas, Socialistas y radicalmente Chavistas.

“Unidad, Lucha, Batalla y Victoria”

Abraham Aparicio

Militante del Psuv / @AbrahamPetare1

 

Comentarios

9.May.2014 06:01 pm
Jesus Gutierrez (Bolivar) dijo:

Es algo que si vale la pena seguir insistiendo camaradas, ya basta de ” DEDOCRACIA” tenemos que abrir un debate pero debate verdadero y transparente, que se escuchen a las verdaderas bases del partido… ser honesto y sincero no es un delito, considero que debemos ser escuchados… ” ser críticos y autocrítica” lo dijo HCh

18.May.2014 02:33 pm
Maritza Ortuno (Miranda) dijo:

Mi comandante eterno dio su vida por el partido psuv y vernos unidos y trabajando por la patria que el siempre quiso ver donde todos seamos iguales, no es tiempo de luchas esteriles lo mas importante es la patria. Si por egoismo la perdemos seriamos unos traidores a su legado. Vamos camaradas, UNIDAD,LUCHA,BATALLA y VICTORIA. Viva Chavez y Maduro

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve