Eduardo Piñate / Opinión

23.Nov.2014 / 08:35 am / Haga un comentario

Por: Eduardo Piñate R.

El pasado jueves 20 de noviembre finalizó el período de un año que la Asamblea Nacional otorgó, vía Ley Habilitante, al presidente de la República, para que legislara sobre distintos ámbitos.

El balance final de este año indica que el presidente Nicolás Maduro promulgó 56 decretos leyes con rango, valor y fuerza de ley, todos ellos dirigidos a desarrollar los objetivos del Plan de la Patria 2013-2019 y las seis (6) revoluciones dentro de la revolución que anunció recientemente el camarada presidente para entrar en esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana.

Son todas leyes que favorecen a la clase trabajadora y al pueblo en la ampliación de la capacidad de gestión de las comunidades populares y de la clase obrera (por ejemplo, la Ley de Financiamiento de Proyectos del Poder Popular; la Reforma a la Ley Orgánica de Gestión Comunitaria de Servicios, Competencias y Otras Atribuciones; la reforma a la Ley de Alimentación de los Trabajadores y las Trabajadoras y la Ley del Empleo Productivo).

Leyes que siguen favoreciendo la política inclusiva de la revolución y la coherencia de esa política como el caso de la Ley Orgánica de Misiones, Grandes Misiones y Micro misiones.

Leyes que amplían nuestra capacidad de lucha contra la guerra económica, tal es el caso de la Ley Anti Monopolio que permite establecer control sobre la economía nacional y luchar contra la monopolización y /o cartelización de sectores de la economía que puedan establecer posiciones de dominio en el mercado; o la Reforma de la Ley Orgánica de Precios Justos, que permite perfeccionar las acciones para combatir la guerra económica y se establece la confiscación de bienes que se capturen en acciones de contrabando. Asimismo se crea la Intendencia para la Defensa del Salario y la Ley del sistema agroalimentario, que contempla cambios significativos para hacer frente a quienes cortan las cadenas de producción alimentarias.

Asimismo, el presidente Maduro aprobó un conjunto de leyes orientadas al desarrollo del modelo económico productivo socialista que permita ir superando el modelo rentista petrolero. Entre estas leyes se cuentan: Ley para el desarrollo socio productivo de la patria, que contempla la creación zonas económicas de desarrollo de los distritos motores y zonas de desarrollo estratégico; la reforma a la Ley de Inversiones Extranjeras, con el fin de establecer facilidades de inversión públicas y privadas para el desarrollo de sectores económicos prioritarios; reforma a la Ley que Reserva al Estado la Explotación del Oro y Actividades Conexas; reforma de la Ley de la Misión AgroVenezuela, que permite levantar cualitativamente la producción creando una instancia que incorpora las unidades recuperadas del latifundio y establecer una cultura agro productiva a través de la promoción de la agricultura familiar y escolar; Reforma a la Ley de Pesca y Acuicultura, para adaptar el sistema productivo a las necesidades de la Nación, optimizando todo el funcionamiento de producción pesquera y simplificar trámites. Se reformó la ley Orgánica de Turismo y se crean varias leyes especiales para favorecer el desarrollo de este sector importante de la economía nacional.

Se reorganiza el sistema tributario del país con reformas a la ley del Impuesto sobre la Renta, la Ley del IVA y al Código Orgánico Tributario, con el propósito de impedir la evasión de impuestos y establecer el impuesto al lujo; también se reformaron las leyes de Impuesto sobre Cigarrillos y Manufactura del Tabaco y la del Impuesto al Alcohol.

Estas, más otras leyes conforman el paquete de 56 leyes Habilitantes aprobadas este año por el presidente obrero Nicolás Maduro y en su conjunto develan una vez más, la falsedad del discurso oposicionista que en la Asamblea Nacional se opuso a que otorgáramos al presidente Maduro la capacidad para legislar este año a favor del pueblo, la paz y la Patria.

Caracas, 22 de noviembre de 2014

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve