Noticias

9.May.2015 / 04:56 pm / Haga un comentario

Venezuela es, desde 1999, blanco de ataque del imperialismo norteamericano y europeo, quienes han arreciado sus agresiones de distintas maneras, entre ellas planes golpistas sostenidos, y que hoy se manifiestan en una guerra general, económica y comunicacional principalmente. El objetivo único es la reconstrucción de la hegemonía mundial, de la dominación mundial, sostuvo este viernes el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV), Óscar Figuera.

“El poder (de Venezuela) de decidir autónoma y soberanamente sobre sus productos y riquezas nacionales entra en contradicción con los intereses de las transnacionales y del imperialismo norteamericano y europeo, que históricamente ha ejercido un nivel de dominación en la región y que hoy se plantean una recuperación, una reconstrucción de su hegemonía mundial”, señaló Figuera en entrevista a la Agencia Venezolana de Noticias.

Mencionó que para intentar imponer nuevamente esa dominación, especialmente en la región latinoamericana, donde naciones han apostado por la dignidad, soberanía y autodeterminación, activan una embestida contra esos gobiernos que se resisten a la dominación. Y, ante esta realidad, los ataques son sostenidos, agregó.

Venezuela encabeza la lista de los objetivos del imperio, indicó Figuera, al recordar que son obvias las razones por las cuales doblegar la patria bolivariana constituye una necesidad para las potencias.

“Venezuela, su Gobierno, sus instituciones y, en general los gobiernos de América Latina, se inscriben en un proceso de construcción de soberanía y en un esfuerzo de alcanzar la independencia para el desarrollo y la ejecución de las políticas públicas y la participación popular. Por eso, todos esos procesos están bajo la mira”.

Explicó que son fundamentalmente dos los aspectos que entran en contradicción con los intereses del imperialismo norteamericano y europeo, que hacen que avancen en sus planes de sometimiento.

“Un primer motivo es que (Venezuela) es un país que durante el Gobierno del Presidente Hugo Chávez logró conquistar la soberanía política, la independencia política y, en consecuencia, la independencia política permitió el desarrollo de las iniciativas, de planes y de políticas soberanas, y eso trae como resultado que el país pueda decidir sobre un bien esencial para el desarrollo: el petróleo, su diversidad y sus recursos vegetales e hídricos. Ese poder de decidir autónoma y soberanamente sobre sus productos nacionales entra en contradicción con los intereses de las transnacionales y el imperialismo norteamericano y europeo”.

A ello se le suma, agregó el también diputado a la Asamblea Nacional, la realidad que de Venezuela ha cumplido un papel de vanguardia en América Latina y también a nivel mundial “en la dirección de construir nuevas formas de organización, una nueva arquitectura internacional, de construir una nueva correlación de fuerza mundial que no se alinean a los intereses del imperialismo norteamericano y europeo, sino que forma parte de esos nuevos conos de desarrollo económicos, sociales, y lo que significa, en la práctica, el debilitamiento de la hegemonía histórica del imperialismo sobre los pueblos”.

Una estrategia para debilitar la autodeterminación

Venezuela encabeza la lista de las principales naciones productoras de petróleo. Además, es reconocida como el país con las mayores reservas mundiales de hidrocarburos, por lo que resulta fundamental para las grandes potencia que sea dominada y subyugada.

De allí, recalcó el parlamentario, la puesta en marcha de manera desmedida de la guerra general contra Venezuela y su pueblo, que tiene expresiones como la guerra económica, caracterizada por las prácticas de acaparamiento, usura, especulación y boicot; la guerra comunicacional e incluso la guerra cultural, señaló Figuera.

“Es el esfuerzo de debilitar el proyecto continental liberador, porque obviamente Venezuela, su proceso y su Gobierno han estado en la vanguardia del liderazgo en los procesos de unidad y de integración latinoamericana y caribeña. Obviamente, sí hay un contexto mundial de razones por las cuales el imperialismo norteamericano y europeo golpea a Venezuela, porque en la misma medida que avance la unidad latinoamericana y caribeña y que avance la construcción de la soberanía en el aprovechamiento en los recursos y en el desarrollo nacional, en esa misma medida el imperialismo norteamericano y europeo pierde su influencia en el continente”.

Rememoró que, desde hace 16 años, se viene generando este escenario de embestidas sostenidas, y que ello muestra una vez más que los gobiernos del Pacto de Punto Fijo (Acción Democrática y Copei) se arrodillaban frente a los intereses extranjeros.

Esos partidos en el régimen puntofijista “se colocaron a los servicios de la dominación y entrega del país. Durante la época de esos gobiernos no se ponía en riesgo la esencia de la dominación. Durante aquellos tiempos, los partidos, los gobiernos, las cúpulas (eclesiástica, militar, sindical) correspondían al proyecto del gran capital del imperialismo norteamericano, y en consecuencia, no había riesgo para esa dominación”.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve