Memorias / Noticias

8.Nov.2014 / 09:41 am / Haga un comentario

Prensa PSUV.- El 8 de noviembre de 1924, muere en el castillo Libertador de Puerto Cabello (Carabobo), después de una prolongada enfermedad, el general Pedro Pérez Delgado, el que llamaban “Maisanta” y el último hombre a caballo.

Maisanta fue un gran guerrero que combatió contra las tiranías que pretendían subyugar a la naciente República de Venezuela, siendo una de sus luchas más aguerridas y heroicas la protagonizada contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, en la que con la tradicional caballería y lanzas se enfrentó a este gobierno títere de las grandes potencias extrajeras, que contaba con un ejército equipado con vehículos, armamento y moderno material de guerra.

Maisanta fue abuelo de Elena, la madre del presidente Hugo Chávez; éste, en ocasión del aniversario Nº 85 de su muerte escribió en sus líneas lo siguiente: “Me aliviaba mucho oírle a mi padrino Eligio Piña sus cuentos de cosas viejas. Así los llamaba él, desde su inolvidable silleta en la esquina de la calle “El Llanero”. Mi padrino contaba de un guerrero que vivió en Sabaneta, allí mismo a pocas cuadras de la “Madre Vieja”. Que montaba un caballo negro llamado “Bala” y que sobre su lomo se fue, por los rumbos del Apure, con un fusil al hombro, alzado contra Gómez, el General que mandaba en Caracas. Le decían Maisanta o el Americano. Un día me dijo, mientras yo me iba apurado a seguir vendiendo arañas hacia la Calle Real: “Epa bachaquito, tú llevas la sangre de Maisanta por dentro. Tu mamá es hija de Rafael Infante, uno de los hijos del Guerrero del Caballo Negro. ¡Ese era un revolucionario! Salí como disparado por la Calle Real y cuando le pregunté a la mamá Rosa si sería un asesino o sería un guerrero revolucionario, la abuela me dijo que se oían muchas cosas, muchos cuentos y que al final no se sabía la verdad.

Pues bien, han pasado casi cincuenta años y la vida me permitió conseguir la verdad: ¡Ese era un guerrero revolucionario! Y hoy podemos decir con Fidel: ¡Maisanta, la historia te absolverá!”.

Pérez Delgado hizo su secundaria en Carora (Lara) y a los 16 años inició su carrera militar uniéndose a los nacionalistas en el levantamiento de José Manuel El Mocho- Hernández en Queipa, estado Cojedes, protestando ante las irregularidades de unas elecciones, motín dirigido por el general Alfredo Franco. “Cuando el general José Manuel Hernández, El Mocho Hernández, fue preso en El Hacha, por el también general Ramón Guerra, en 1898, la figura pálida y barbuda del insurrecto, amarrado con nudo de preso con los brazos a la espalda, montado en mulo viejo y entre dos filas de oficiales, parecía más bien el jefe, porque las mujeres de Valencia lo vitoreaban desde las puertas y balcones de casa por donde pasaba. Las cocineras sacaban su retrato como si fuera el de un santo y hasta flores le lanzaron cuando el grupo se acercaba.

Ese día, Pedro Pérez Delgado supo lo que era la popularidad y el carisma de un caudillo que, preso y amarrado, vencido y humillado, se llevaba los aplausos para rabia de sus captores. En 1900 se traslada a Las Tasajeras, en el Hato La Marqueseña, cerca de Barinas. Allí convive con una mujer. Mientras tanto hace vida militar y va ascendiendo de rango, al mismo tiempo que participa en diversos hechos de armas, entre ellos, el combate de la Mata Carmelera, donde cae moribundo el general Joaquín Crespo.

Derrotada la revolución, retorna brevemente a un estado de paz. Busca la tranquilidad pueblerina y se establece en Sabaneta entre 1906 y 1907. En la calle Real, la misma donde se ubicaba su casa, la Iglesia y la casa parroquial, monta una carnicería. En 1907 parte con su buen amigo y protector, general Juan José Briceño, hacia los lados de Calabozo en el estado Guárico, para formar parte de esa guarnición, aspirando, lógicamente, al título de coronel ganado en las guerras de fin de siglo con los nacionalistas mocheros. En 1908, el general Cipriano Castro se marcha a Europa para practicarse una operación en el riñón que lo tenía ya destrozado.

Después se unió a Cipriano Castro y participó en la defensa de su gobierno, al mando de un regimiento de caballería proveniente de los llanos de Barinas y Portuguesa. Cuando Gómez dio el golpe de Estado contra Castro, Pérez Delgado se rebeló al frente de numerosas guerrillas que se hicieron invencibles en las sabanas. Fue famoso su apodo de “Maisanta”, derivado de su grito en los combates: ¡Madre Santa!

El gobierno de Gómez para librarse de tan molesto contendiente envía hombres a matarlo, produciéndose duelos de donde el bravo llanero siempre salió vencedor.

Pedro Pérez Delgado se enfrenta a las tropas del gobierno comandadas por Vicencio Pérez Soto, Hernán Febres Cordero, León Jurado y Eustaquio Gómez, pero este valiente llanero pobló los llanos de insurrección y nunca pudo ser atrapado.

Maisanta representa el descontento existente en aquella Venezuela subyugada por la bota de Gómez. Siempre rebelde y siempre apático a ser mandada por aquellos caudillos que pelearon en contra del gobierno, para ser ellos un grupo más de explotadores como existieron en nuestro país desde la época de La Independencia.

El Americano, como también era llamado Pedro Pérez Delgado, vivió un mundo de aventuras, lances de honor, guerra de guerrillas en largos combates en contra de la tiranía.

Pelando muchas veces o casi siempre contra fuerzas mejor armadas y preparadas que las montoneras que el modernismo las iría acabando. Ya no se podría combatir a caballo con tropas armadas de ametralladoras, armas de repetición y equipadas superiormente.

Maisanta combatió por casi diez años por los Llanos de Occidente y es detenido cuando se encontraba pacificado trabajando en su hato, al ser acusado de no informar al gobierno del ataque de las fuerzas del general Parra Pacheco, que con ochenta años atacaba a San Fernando el 12 de marzo de 1922.

Capturado, fue cargado de grillos “sesentones” en un calabozo de la tétrica fortaleza El Libertador, en Puerto Cabello, en donde murió siempre rebelde en el año de 1929. Acabándose así una vida llena de insurgencia en contra de la tiranía y de la injusticia.

Su nombre ha servido de motivo a corridos y cantadores. Uno de ellos, del gran poeta Andrés Eloy Blanco. Como diría el escritor Barines José León Tapia: “Maisanta fue algo así como un último caudillo popular que levantaba multitudes para una revolución, cuyo sentido el mismo no lo pudo precisar con claridad. Pero “Maisanta” poseía carisma y simpatía suficientes para que sin ser un jefe de mando y con éxito entre los otros jefes de la revolución anti gomecista, lograra calar profundamente en el alma simple de la gente, hasta el punto de que se le recuerda mucho más que a todos los otros autores de aquellos sucesos”

Pedro Pérez Delgado es ese pueblo de hombres y mujeres que son como las aguas, los rayos de sol, los vientos de rebeldía, de libertad que hoy todavía siguen levantando multitudes, creando conciencia y afianzando los principios de ética, moral y combate para enfrentar a la burguesía, enfrentar al imperialismo y al latifundio para la destrucción de la vieja sociedad corrompida y la construcción de una Patria nueva.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve