Eduardo Piñate / Opinión

6.Jul.2015 / 11:41 am / Haga un comentario

Celebramos 204 años de nuestra Declaración de Independencia. El 5 de julio de 1811 Venezuela evidenció ante el mundo la voluntad de su pueblo de liberarse de las cadenas que la ataban al imperio español. Una década de cruenta guerra hubo de pasar antes de llegar al campo glorioso de Carabobo el 24 de junio de 1821 para sellar la independencia de la Patria venezolana.

La Declaración de Independencia de Venezuela y los sucesos posteriores, fueron la expresión fehaciente de que el modelo de dominación colonial se había agotado en todo nuestro continente. Eso lo entendió Bolívar y el grupo de próceres que lo acompañaron en la Sociedad Patriótica, entre los que se cuentan los hermanos Salias, José Félix Ribas, Juan Germán Roscio y Sebastian Francisco de Miranda, entre otros. Ellos levantaron radicalmente las banderas de la independencia de España ante la oligarquía mantuana timorata ante la corona española y temerosa del curso de los acontecimientos, sobre todo, de la posibilidad de que la lucha por la independencia se convirtiera en una rebelión popular contra su dominación sobre las clases y sectores populares, tal como aconteció, primero con Boves en 1814 y luego con el propio Simón Bolívar después de 1816.

Es decir, el 5 de julio de 1811 no sólo se había agotado el orden colonial, se había agotado también la estructura de dominación de la clase de los Blancos Criollos sobre el resto de la sociedad. Cuando el Libertador Simón Bolívar entendió esto, incorporó al programa de la Independencia las reivindicaciones de las grandes mayorías populares; fundamentalmente la libertad de los esclavos y la propiedad de la tierra para los campesinos. Así abrió el camino para las victorias políticas y militares que comenzaron con la incorporación a la lucha por la Independencia de las fuerzas campesinas de José Antonio Páez en los llanos y la liberación de Guayana, cuyo punto culminante fue la batalla de San Félix, dirigida por el genio de Manuel Piar.

Esa visión Bolivariana, anticolonialista y popular, quedó plasmada en cientos de cartas, documentos y discursos. Ella abrió el camino a la consolidación de Angostura como sede de Venezuela independiente y base desde la cual se formó Colombia en el Congreso de 1819 e irradió la revolución independentista hasta la victoria de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824.

En síntesis, la Declaración de Independencia, emitida por el Congreso Constituyente de 1811, es la resultante del agotamiento del orden político, económico y social de la colonia y abrió el camino de la liberación política de Venezuela y de la mayor parte del continente latinoamericano.

Lo que no logró el genio de Bolívar y demás próceres de nuestro continente en las luchas independentistas, que fue transformar el orden de la dominación económica y social sobre las mayorías populares, se mantuvo y fue la esencia de la lucha de clases en nuestro continente en los siglos XIX y XX. Hasta que el pueblo venezolano, como había hecho el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811, dijo basta y se hizo presente otra vez en la rebelión popular del 27 y 28 de febrero de 1989. Sólo hacían falta el líder y el programa que unificara las fuerzas. El 4 de febrero de 1992 dotó a nuestro pueblo del líder, Hugo Chávez, y del programa, el Bolivariano.

El Comandante Supremo Hugo Chávez retomó el programa de Bolívar donde éste lo dejó producto de la derrota de 1830 y lo desarrolló en las condiciones de finales del siglo XX y principios del siglo XXI para reconquistar la independencia que perdimos en 1830.

Por eso, aunque en 1830 podía parecer que Bolívar había arado en el mar, la verdad fue otra, el Libertador aró en tierra fértil, por eso los levantamientos, insurgencias y rebeliones que durante dos siglos hubo en Venezuela y todo el continente levantando sus banderas. Desde Ezequiel Zamora hasta los guerrilleros de las décadas del 60 y 70, desde Cipriano Castro hasta Pío Tamayo, desde José Martí a Fidel Castro y el Che, desde Sandino en las Segovias hasta el FSLN en Nicaragua y el FMLN en El Salvador.

La síntesis de todo ese proceso la expresó el Comandante Supremo Hugo Chávez en el programa Socialista Bolivariano y Chavista del siglo XXI, que hoy edificamos junto a todo el pueblo, bajo la dirección del camarada Presidente Obrero Nicolás Maduro.

Por eso ayer nos congratulamos con todo nuestro pueblo por los 204 años de la Declaración de Independencia, una independencia que defendemos y fortalecemos los venezolanos y las venezolanas todos los días, en medio de la más brutal agresión económica, política y mediática por parte de la burguesía y el imperialismo. Independencia que defendemos con nuestro trabajo y combate diarios y que cuenta con la solidaridad de todos los pueblos dignos del mundo que luchan contra la explotación capitalista y la dominación imperialista.

Por eso el 5 de julio nos congratulamos con la victoria del pueblo griego en el referéndum popular. De alguna manera, la victoria del NO en el referéndum que consultó si el gobierno de Alexis Tsipras aceptaba el plan neoliberal de la Troika (formada por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea), es una nueva declaración de independencia contra las mafias del capital imperialista transnacional.

Este 5 de julio, en el desfile cívico militar de Caracas, en la sesión solemne de la Asamblea Nacional y en el referéndum de Grecia, una vez más triunfamos los pueblos.

Caracas, 6 de julio de 2015

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve