Memorias / Noticias

28.Oct.2015 / 07:40 am / Haga un comentario

Foto: PSUV

Este 28 de octubre, se cumplen 10 años de la histórica declaración de Venezuela como Territorio Libre de Analfabetismo, reconocimiento otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura a los esfuerzos del Gobierno Bolivariano para mejorar la calidad de vida del pueblo venezolano.

Este logro fue posible gracias al trabajo de la Misión Robinson, que en sus etapas I, II y III, ha conseguido que un millón 791 804 compatriotas hayan aprendido a leer y escribir, y que otro millón de venezolanos hayan culminado el sexto grado de Educación Básica, según destacó Marisol Calzadilla, directora general de la Fundación Samuel Robinson.

Asimismo, Calzadilla subrayó que uno de los Objetivos del Milenio es la erradicación del analfabetismo, pues “un pueblo ignorante es un pueblo sometido, pero este es un pueblo que despertó, que tiene conciencia, que ejerce sus derechos como nos lo enseñó el Comandante Chávez”, recalcó.

La directora de Robinson explicó que todavía quedan grupos focalizados de venezolanos no alfabetizados, “por lo general un grupo de adultos mayores y personas que se esconden porque les da pena, a esos casos aislados los estamos atendiendo porque seguimos en esa batalla. A ellos los estamos buscando hasta debajo de las piedras, convenciéndolos y enamorándolos”, dijo.

Actualmente, 4 mil 780 patriotas están aprendiendo a leer, otros 75 mil 815 están cursando la primaria y otros 7 mil 615 continúan su formación en círculos de lectura establecidos para continuar con la formación integral del pueblo venezolano. Además, están activos 16 mil 623 Ambientes Robinson, los cuales cuentan con más de 15 mil facilitadores que trabajan de manera voluntaria para llevar la luz del conocimiento a los rincones del país.

Calzadilla destacó que hasta el pasado mes de julio, a los facilitadores se les otorgaba un incentivo de 180 bolívares mensuales, “pero el presidente Nicolás Maduro en reconocimiento a ese trabajo intenso nos equiparó esta ayuda al salario mínimo, lo cual significa muchísimo para nosotros, pero no hemos perdido el espíritu de voluntariado”, recalcó.

Finalmente, Calzadilla reiteró que sólo se necesita la voluntad de aprender y una casa, un patio, o un aula de clases para que surja un ambiente Robinson y así se abra un abanico de oportunidades para la liberación a través del conocimiento.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve