Noticias

Foto: Archivo

La política de fortalecimiento de la unión entre los países integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), que promovió el Comandante de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, logró que el precio del crudo lograra recuperarse del piso de 12 dólares por barril en que se cotizaba en 1999, a un promedio de 30 dólares por barril para el año 2000.

Durante la segunda Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Opep, celebrada en Caracas, en septiembre de 2000, los miembros del grupo petrolero plantearon la necesidad de constituir un bloque unido en defensa de la preservación del recurso natural no renovable, de la comercialización justa y de la estabilidad del mercado.

Esta reunión, que se produjo 25 años después de la que tuvo lugar en Argel (Argelia) en 1975, fue promovida por el comandante Chávez para defender el derecho de los países productores de petróleo a manejar de forma soberana sus recursos, frente a acciones desestabilizadoras de las grandes naciones consumidoras de energía.

Para finales de la década de los noventa, la producción de crudo de Venezuela y el resto de los países miembros de la Opep se encontraba muy por encima de las cuotas establecidas por la organización, lo cual originó una caída sustancial en los precios del barril y amenazó la estabilidad económica y social de las naciones productoras y exportadoras de petróleo.

En la cumbre en Caracas se hizo posible el diseño, propuesta y aplicación del sistema de bandas de precios para garantizar un monto que permitiera cubrir las inversiones que requieren las actividades de extracción y procesamiento de crudo, y que fuera también justo para los países consumidores de energía.

Esa banda, fijada entre 22 y 28 dólares por barril, contempló un mecanismo de alza o recorte de la producción conjunta de los países miembros de la Opep para mantener las cotizaciones dentro de un rango de equilibrio.

A través de este sistema que operó por cinco años, la Opep aumentó sus extracciones si la cotización del crudo superaba el límite máximo, y la reducía si se situaba por debajo del mínimo.

Esta acción ocasionó que el precio del barril se recuperara paulatinamente y para 2005 pudiera escalar a un promedio de 50 dólares.

Posteriormente, gracias al establecimiento de una cuota conjunta de producción, y al desarrollo que experimentaron las economías de China y Rusia, y  naciones emergentes como Brasil, India, y Sudáfrica, (hecho que incidió en el aumento de la demanda energética), la cotización del crudo de los países Opep se mantuvo durante cinco años en un monto superior a los 100 dólares.

Sin embargo, la crisis económica capitalista que atraviesan varias naciones europeas y el aumento indiscriminado de la producción de crudo de esquisto por parte de Estados Unidos ocasionó que el precio del crudo experimentara desde mediados de 2014 una merma superior al 50%,por lo que la cesta Opep pasó de promediar 105,87 dólares en 2013, a mantener una media de 53 dólares en el transcurso de 2015.

Venezuela aboga por la estabilidad del mercado

Ante este escenario, Venezuela como país fundador del bloque petrolero emprendió una campaña internacional, tal y como hizo Hugo Chávez en el año 2000, para restablecer la estabilidad del mercado con una justa cotización del crudo.

Como parte de este esfuerzo, el presidente de la República, Nicolás Maduro, realizó en enero de este año una gira por países miembros de la Opep como Arabia Saudita, Qatar y Argelia, para definir estrategias y abordar la situación del mercado de hidrocarburos. Además sostuvo reuniones con grandes productores como Rusia para evaluar acciones conjuntas.

Por iniciativa del Gobierno venezolano este miércoles 21 de octubre se celebrará en Viena, Austria una reunión entre países Opep, y también con naciones No Opep, para abordar estrategias que apunten a estabilizar los precios del petróleo.

El pasado 15 de octubre, el jefe de Estado, indicó que el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio Del Pino, llevaría a esta cita la propuesta del Gobierno venezolano para estabilizar el mercado y promover precios justos en la cotización del barril del crudo, tanto para productores, como para consumidores, y que incluye retomar la política de bandas de precios, en una media que oscile entre los 70 y 80 dólares por barril.

“Yo sostengo que el precio base del petroleo en el mundo debe ser de 70 dólares el barril, para darle viabilidad a las inversiones, para que haya petróleo, para que se pueda llevar a cabo la producción, para que sea viable el proceso de refinación y creación de los productos finales, y acabar con la inestabilidad en inversión, suministro, y en los precios, que tanto daño hace a la economía “, expresó recientemente el jefe de Estado, durante un encuentro con trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco Alferdo Maneiro (Sidor), ubicada en Ciudad Guayana, estado Bolívar.

 

 AVN
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve