Noticias

6.Mar.2016 / 03:59 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Al mencionar a Hugo Chávez Frías, líder de la Revolución Bolivariana en Venezuela, muchos son los sentimientos que despiertan a flor de piel en el pueblo venezolano y para aquellos más allegados, que tuvieron la dicha de compartir con ese hombre soñador, buen amigo y, también, un distinguido militar.

Cuando ingresa a la Academia Militar de Venezuela, Caracas, en 1971, su intención inicial era conseguir el camino para jugar béisbol, y así emular a su ídolo, Néstor “el Látigo” Chávez. Pero, el paso por el centro de formación contribuyó a despertar ese fervor por la Patria y sentir revolucionario.

En su paso por la Casa de Los Sueños Azules, de donde egresó el 5 de julio de 1975 como Licenciado de Ciencias y Artes Militares en el área de ingeniería en comunicaciones terrestres, con el grado de subteniente, compartió con Pedro José Silva Delgado, teniente coronel en situación de retiro y participante de la rebelión cívico-militar del 4 de Febrero de 1992.

Para Silva, Chávez fue desde sus comienzos una persona humilde y con una personalidad difícil de conseguir, debido al trato ameno que tenía con sus compañeros de estudios. Además, poseía las más altas calificaciones y destacaba en el área deportiva, pues jugaba de forma frecuente disciplinas como el béisbol, softbol o fútbol.

“Él era muy condescendiente y le daba mucha confianza a sus compañeros de trabajo, al igual que en la vida militar tenía mucha amistad con sus subalternos, pero era muy exigente”, recordó.

El joven soldado Chávez Frías fortaleció su pensamiento político y formación militar, bajo la disciplina del saber y los valores emancipadores de nuestros libertadores, que adquirió en su estadía en la Casa de Los Sueños Azules.

En las Fuerzas Armadas Nacionales asumió varias responsabilidades, entre ellas el de Comandante del Pelotón de Comunicaciones y del Batallón de Cazadores Cedeño, entre 1975 y 1977; Comandante de Pelotón y Compañía de Tanques AMX-30 del Batallón Blindado Bravos de Apure, en Maracay.

Su último cargo militar, fue el de comandante del Batallón de Paracaidistas “Coronel Antonio Nicolás Briceño”, del Cuartel Páez, en Maracay, estado Aragua, desde 1991 hasta el 4 de febrero de 1992, cuando dirige la rebelión cívico militar contra las acciones de corte neoliberal impulsadas en el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez.

“El Chávez militar se imponía en base al ejemplo, para lograr grandes cosas. Él era un maestro hacia sus subalternos y hacia muchos superiores, porque era un hombre honesto, trabajador, educado y amigo”, destacó Pedro Silva, quien recuerda a su compañero como un hombre estudioso, dedicado a su tropa y preocupado por su gente.

Aragua, ícono revolucionario

En su vida militar, la capital del estado Aragua fue un bastión para el proyecto transformador que el comandante Chávez impulsó el 4F. De acuerdo con Silva Delgado, ese territorio fue la bujía para la consolidación de importantes hechos históricos, como el 27 de noviembre de ese mismo año, y el rescate del hilo constitucional y del presidente Chávez, durante hechos de los días 11, 12 y 13 de abril del 2002.

“Aragua significaba para el Comandante todo y sigue significando. Este estado es un icono de la revolución, por aquí pasó Bolívar y tenemos el Samán de Güere, donde los compañeros de armas (junto a Chávez en 1982) juraron defender la patria y sus instituciones hasta perder la vida”, resaltó Silva.

“Venezuela saldrá adelante y esta revolución seguirá por muchos años, porque se ha creado conciencia en el pueblo, que entendió que ante las situaciones difíciles, se debe colocar a la altura de ellas, para seguir luchando y seguir avanzando. No creo que volvamos atrás”, subrayó Silva.

Luego de estos importantes hechos históricos, protagonizados por la valentía del pueblo venezolano, junto al eterno líder de la Revolución, Hugo Chávez Frías, los venezolanos mantienen la lucha de soberanía y libertad, a través de los valores socialistas nacidos en este modelo de inclusión.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve