Memorias / Noticias

2.Dic.2015 / 08:50 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 2 de diciembre de 1956, el yate Granma que salió del puerto mexicano de Tuxpan, desembarcó en las costas cubanas. Específicamente en la playa Las Coloradas, al sur de la región oriental de la isla, reiniciando la lucha armada liderada por el Comandante Fidel Castro, esta vez como guerrilleros en las montañas de la Sierra Maestra. Al mismo tiempo, se organizó en todo el país la lucha clandestina por la Guerra de Liberación.

El desembarco del Granma fue el impulso definitivo a la guerra iniciada por el pueblo cubano en 1958 contra la dictadura de Fulgencio Batista, y que dos años después culminaría con el triunfo de la Revolución Cubana. De esta forma, Castro y sus 82 expedicionarios desembarcaron en un sitio inesperado donde enfrentaron terribles dificultades y el acoso de la metralla enemiga que dejó a pocos sobrevivientes. La fuerza moral de sus convicciones y el apoyo popular permitió convertir el desembarco del Granma en el punto de partida para la formación del Ejército Revolucionario y la liberación de Cuba.

Entre los jóvenes que viajarían a la isla en dicho yate se encontraban Fidel Castro, Ernesto Che Guevara, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos y Juan Almeida, entre otros integrantes del Movimiento 26 de Julio, quienes compraron clandestinamente la embarcación. El 6 de febrero de 1959, a poco más de un mes del triunfo de la revolución, la Asociación del Comercio y la Industria de la Bahía de La Habana propuso que el yate fuese restaurado y conservado en un museo.

Desde el triunfo de la Revolución Cubana, no hay cubano que no detenga su paso al contemplar el yate Granma en el memorial que lleva su nombre, y que constituye el tesoro más precisado del Museo de la Revolución.

Con el Mazo Dando 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve