Memorias / Noticias

27.Oct.2015 / 10:53 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 27 de octubre de 1965, fue hallado el cadáver del profesor y político izquierdista, Alberto Lovera, en una playa de Lecherías, estado Anzoátegui. El cadáver tenía los brazos y las piernas encadenadas y un pico de albañilería atado al cuello.

Durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez jugó un activo papel en la resistencia. Participó en la dirección de la huelga petrolera de 1952 y en numerosas acciones de la clandestinidad. Durante los años sesenta tuvo bajo su responsabilidad la Secretaría General del Partido Comunista de Venezuela (PCV) en Caracas, y fue miembro del Buró Político de dicho partido.

Alberto Lovera se formó como dirigente de los trabajadores petroleros en el estado Zulia y en su juventud participó en el congreso de fundación de la Juventud Comunista, en 1947, integrando el primer consejo central de dicha organización.

El 18 de octubre de 1965, aproximadamente a las 6 de la tarde, Lovera es detenido frente a la plaza de Las Tres Gracias por funcionarios de la Digepol, y trasladado a las instalaciones de esa policía en Los Chaguaramos, Caracas, donde fue visto por otros presos. Una vez muerto, la banda armada de Acción Democrática (AD) intentó deshacerse del cadáver llevándolo a varias instalaciones militares, entre ellas el Cuartel San Carlos y el Campamento de Cachito, donde fue rechazado. Al final, la banda decidió arrojarlo al mar en las playas de Anzoátegui, donde fue localizado por un pescador.

La información que condujo a la detención y muerte de Lovera fue proporcionada por el delator Aníbal González, un policía infiltrado en las filas del PCV. Meses más tarde, éste murió en manos de agentes de la Digepol para cerrarle la boca. Las investigaciones que permitieron descubrir el más horrible crimen cometido durante los gobiernos de AD se debieron a la incansable labor de su viuda María del Mar de Lovera y a las valientes denuncias del entonces diputado José Vicente Rangel.

Con el Mazo Dando

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve