Memorias / Noticias

Foto: Defensoría del Pueblo

El 17 de julio de 1989 un comando de la otrora Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), bajo las órdenes de Henry López Sisco, asesina a cinco activistas sociales cerca de la Plaza Tiuna (Caracas).

Los asesinados son: Luis Alfonso Barroso Zamora (dirigente social de la parroquia El Valle); Néstor Luis Hurtado (dirigente cultural de la parroquia La Vega); los dirigentes estudiantiles y hermanos Hernán José Cova y José Ramón Cova; y el excombatiente guerrillero Ángel César Camacho.

Estas muertes, sin embargo, son presentadas como resultado de un enfrentamiento entre la DISIP y presuntos delincuentes.

Henry López Sisco fue comisario de las policías políticas de la Cuarta República, en la época en la que los gobiernos del siglo pasado no sólo reprimían a los estudiantes, sino que también los “desaparecían”.  Está acusado además de perpetrar las masacres de Cantaura (1982), Yumare (1986), El Amparo (1988), el Caracazo (1989), así como ser responsable de organizar el asedio a la embajada de Cuba durante el Golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez (2002).

En el trabajo Mártires del Puntofijismo, editado por la Defensoría del Pueblo, se registra este caso, de las miles de víctimas asesinadas, torturadas o desaparecidas en las décadas de la democracia representativa de la Cuarta República.

VTV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve