Noticias / Opinión

20.May.2016 / 11:30 am / Haga un comentario

Luis Almagro

Por: Franco Vielma

Veamos la situación en conjunto: para la derecha venezolana y transnacional, cualquier forma de estabilidad económica y política consolidada en Venezuela implica la continuidad del presidente Maduro y el afianzamiento de esta etapa revolucionaria.

Todas las variables se conjugan, ninguna está desarticulada. Ellos entienden que tomar el poder o no es cuestión del 2016, para lo cual aceleran con mayor consistencia el enrarecimiento del hecho económico, la confrontación política, la construcción del relato del estallido, la confrontación de poderes, la violación de la normativa del CNE para que este organice a destiempo y de manera acelerada el referéndum revocatorio, la promoción internacional de “la crisis humanitaria”, los actos de solicitud de intervención.

Hablando sólo del tema económico, hay situaciones generándose desde la contraofensiva chavista, que aunque no son debidamente reseñadas (por los actores de la escena política toda), están propiciando y proyectando un cambio de situación en el mediano plazo.

Es en el hecho económico donde está la médula del malestar, es este el pináculo de más de tres años de guerra económica dura agravada por el advenimiento de la caída internacional del petróleo. Es en este año donde los actores del golpismo intentan consumarlo con una base política construida sobre el descontento y el desgaste.

La economía es el epicentro de las grandes situaciones nacionales, en consecuencia, la construcción de condiciones elementales de estabilidad, “enfriarían” los eventos acelerados y precipitados propios de este momento de ebullición. Este primer semestre ha sido particularmente duro, pero las variables objetivas del hecho económico suponen nuevos vientos y condiciones más favorables especialmente para el tercer trimestre y finales de este año, lo que implica que el golpe ya adquiere la cualidad de “urgencia” para quienes quieren darlo.

Las cuestiones de la contraofensiva y la situación económica

Hay, en este momento, expectativas nuevas y favorables a un mejoramiento de la situación económica venezolana, originadas principalmente desde las acciones del Ejecutivo en contraofensiva.

No se trata de situaciones que devuelvan al país a estadíos económicos como el del año 2012, aclaremos. Son condiciones de estabilidad elemental, de construcción de equilibrios y de atenuación de las asimetrías generadas desde los desmanes de la guerra económica y la inflexión económica toda. La derecha entiende el peligro que para ellos tiene que estas situaciones y acciones tengan el resultado esperado. Veamos:

1. El precio petrolero: El petróleo mantiene una racha al alza desde los niveles catastróficos de febrero y marzo de este año. Muchos indicios en el mercado internacional apuntan a que el precio internacional se puede estabilizar alrededor de los 50 dólares por barril para los marcadores Brent y WTI.

Aunque ese precio sigue siendo muy bajo, guarda distancia del catastrófico precio de 10 ó 20 dólares por barril que pudo haber alcanzado y en el cual ha podido estancarse durante este año, cosa que hubiese significado la quiebra total de la economía de los hidrocarburos. Aún sujeto a inestabilidad y altibajos, el precio crece paulatinamente, lo que es para Venezuela una buena noticia.

El impacto de este modesto y estable precio, se hará sentir en el segundo semestre de este año al ingresar las divisas por venta de crudo a estos nuevos precios. Esto, aclaremos, sólo si el actual precio se mantiene.

2. El manejo de deuda en divisas: El presidente Maduro ha anunciado que en los últimos 20 meses el país ha cumplido con sus compromisos de deuda, pagando y amortizando más de 35 mil millones de dólares durante ese lapso.

Pese al cumplimiento riguroso de Venezuela, las calificadoras internacionales de riesgo dirigidas por intereses claramente hegemónicos siguen calificando mal a Venezuela elevando a niveles supraexponenciales nuestro “riesgo país”, boicoteando posibilidades de financiamiento y generando de hecho un bloqueo financiero. Pero por otro lado, el ministro Miguel Pérez Abad anunció a Reuters que Venezuela acordó mejores condiciones para pagar y contraer nuevos financiamientos con China.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el martes pasado que llegó a un consenso con Venezuela sobre el fortalecimiento de su cooperación financiera  Al referirse a la alianza con China, Abad señaló que estos acuerdos están adaptados “a las nuevas condiciones, lo que al país le va a dar un oxígeno muy importante para avanzar”. La reconducción y reperfilamiento de deuda no es una situación enteramente nueva, pues Nelson Merentes a cargo del BCV ya había mencionado la posibilidad de implementar swaps en oro o cualquier otro instrumento para reconducirla.

Tal cual sucede con el reperfilamiento de deuda con tenedores de bonos de Pdvsa, pues la revisión y búsqueda de nuevas fuentes para el pago de compromisos hará contribuciones aliviando la presión sobre las divisas líquidas ya bastante decaídas este año.

3. Certificación y monetización de reservas en el Arco Minero: En cuestión de meses serán publicados los hallazgos en reservas en el Arco Minero. Con su certificación, la monetización de estas reservas será posible. Un resultado inmediato será la atracción de nuevas divisas por vía de inversión extranjera en el Arco.

Pero la nación puede instrumentar la emisión de bonos pagaderos a futuro en oro (u otros minerales), lo que implica una entrada expedita de divisas que pueden contribuir en gran medida a atenuar la caída del ingreso en dólares por la debacle del precio petrolero. Para nuestra economía altamente dependiente de importaciones de materias primas y productos, la puesta en marcha de estas fuentes alternas y expeditas de divisas es una buena noticia.

4. Inversión focalizada en motores para apalancar producción nacional:Una de las cuestiones favorables de la coyuntura, sin duda, es la conjugación de una política pertinente y coherente de sustitución de importaciones y diversificación de exportaciones, partiendo de la capacidad instalada en el país. La inversión “por acupuntura financiera”, de manera rigurosa y afinada en insumos y bienes de capital para sectores como alimentos y salud, inhibe la presión sobre las divisas para importaciones (una variable de la extracción de divisas, especulación y fraude en el marco de la guerra) y favorece la rotación de productos nacionales.

El esfuerzo por la producción nacional transversaliza el hecho económico, el uso de los recursos financieros se implementa ahora de manera planificada, de manera pragmática, desde una metodología más eficiente, con acuerdos directos entre el Estado y algunos actores económicos de toda escala, desde grandes empresas privadas, pasando por empresas estatales y hasta empresas del tejido comunal.

Se construye una administración de recursos con base a resultados. El rol del Estado será fiscalizar con rigurosidad a los sectores bajo modalidad de acuerdo para que cumplan con las metas previstas en productividad. Además de preservarse divisas, la producción nacional tiene efectos favorables aguas abajo en muchos otros ítems además del abastecimiento, el cual es sumamente importante en estos momentos.

5. Contención de la vorágine del paralelo: Parte de los acuerdos consumados en el Consejo de Economía Productiva es el rechazo por parte de algunos actores económicos (los productores, no los importadores) a materias primas referenciadas a la tasa DolarToday, conteniendo la tendencia alcista, claramente especuladora que esa tasa ha tenido. Estancada en poco más de mil bolívares por dólar y bajando desde hace dos meses, pocos bienes en la economía real son adquiridos a esa tasa y su impacto es parcial en el precio real de materias primas.

Aunque sigue siendo marcador de la especulación y sirve todavía como referencia a precios finales generando un impacto en nuestros bolsillos, DolarToday pierde fuerza pues, al consolidarse como una tasa especulativa a niveles supraexponenciales, terminó generado un daño brutal a los actores económicos reales que durante meses sufrieron afectaciones duras a manos de especuladores de divisas quienes eran los únicos beneficiados de la tasa especulativa.

6. Llegan las lluvias, vendrán las grandes zafras: La complejidad de la coyuntura venezolana ha tenido también el componente de dos años de gran sequía y lluvias débiles. Su impacto más reseñado yace en el tema eléctrico y es una situación favorable para la estabilidad nacional, la superación de la coyuntura en ese factor en los próximos meses. Pero las lluvias son de enorme importancia en el plan de siembra y en la producción de alimentos estratégicos a nivel nacional.

Muchos rubros en Venezuela están sujetos a condiciones precarias de riego, cereales como el arroz o el maíz dependen de los ciclos hídricos y sus grandes zafras dependen de las lluvias. Lo que quiere decir que las lluvias de este año tendrán un impacto positivo en la expansión de la producción nacional de estos productos y muchos otros, y su rotación se hará sentir en la segunda mitad de este año.

7. Nuevo sistema de precios: Este es un tema largo y polémico. Hay demasiada tela que cortar. Para empezar, asumamos que la coyuntura económica venezolana dio fin a un período de más de una década, de precios artificialmente bajos, por diversas modalidades de subsidio directo e indirecto por parte del Estado. Muchos productos sujetos a caídas fuertes en inventarios, están asociados a materias primas que han sido importadas a dólar preferencial. Esa es la explicación de productos como el famoso Pantene a BsF. 37, o la crema dental Colgate BsF. a 40, o un empaque de pañales Huggies en BsF. 100.

Durante años, muchos no valoramos el esfuerzo del Estado por proteger a la población con estas medidas efectistas. La situación ha cambiado, no hay un enorme caudal de divisas para hacer enormes compras de materias primas y producir a gran escala estos productos a precios artificialmente bajos, que han sido vulnerables a expresiones cruentas de la guerra económica como el contrabando, el mega-acaparamiento, la mega-desviación y el mega-bachaqueo, que tienen mucho que ver en la inducción del pequeño bachaqueo, las colas y las asimetrías en la distribución.

La “sinceración” en muchos sistemas de precios en muchos productos (precisamente los que sufren más desabastecimiento) implica que muchos tendrán componente importado a tasa Dicom, implica que los nuevos precios se ajustarán al alza dado el aumento de todas las estructuras de costos de las empresas, implica que los viejos precios sufrieron un desfase ocasionando su salida de circulación.

Significa además que, en teoría, los nuevos precios estimularán la producción y rotación de muchos productos. Aunque algunos productos seguirán bajo subsidio, su precio será más alto, pero se verán favorecidos en su rotación. Pérez Abad ha dicho que “el segundo semestre de 2016 será mejor que el primer semestre, tanto en niveles de desabastecimiento como en niveles de percepción económica”.

8. El nuevo modelo de abastecimiento popular: Para los actores en el terreno del sabotaje económico, una transformación medular del modelo distributivo es más que una amenaza. La consolidación de los CLAP, la incorporación de más productos y la regularidad en las nuevas formas distributivas, van a acelerarse y profundizarse en los próximos meses. Cada semana más miles de toneladas son distribuidas por los CLAP a sólo tres meses de su nacimiento. Esta modalidad tiene la cualidad de proteger a la población frente a las asimetrías e irregularidades distributivas, impactando también en la contención de la especulación de productos esenciales.

Luchando contra tres años de guerra económica, los CLAP no son la solución definitiva y total, pero son un factor de enorme peso como respuesta al desbarajuste. Su importancia se pierde de vista, dado que tiene un impacto más allá de su propósito económico, pues relanza la economía solidaria de la gente al servicio de la gente, revitaliza el tejido político chavista, supera la lógica de la economía caníbal de la guerra, impone la gobernanza estatal en favor de mecanismos participativos para la distribución y coloca al pueblo en un papel vital en la contraofensiva.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve