Memorias / Noticias

26.Mar.2015 / 10:31 am / Haga un comentario

Imagen de previsualización de YouTube

“Me voy a las catacumbas a acompañar al pueblo”

Prensa / PSUV-. El 26 de marzo de 1994, dada la gran presión y demanda popular, el entonces presidente, Rafael Caldera, otorga el sobreseimiento a la causa contra el Comandante Hugo Chávez Frías, quien sale de la cárcel de Yare rodeado por un pueblo anhelante y esperanzado en el que resonaban aún las palabras “Por ahora”.

Ese mismo sábado, José Vicente Rangel hizo una entrevista a Hugo Chávez que luego titularía: “Vamos a tomar el poder”. Se evidenciarían en este encuentro las ideas del joven Chávez: “Después del por ahora hay el para siempre (…) el para siempre es la continuación de nuestra lucha para tramontar este siglo (…) yo no tengo la menor duda de que la “Generación Bicentenaria” de venezolanos, que somos la mayoría, vamos a tomar el poder político en Venezuela. Vamos a echar del poder a quienes condujeron al país a este drama nacional, a este drama histórico y vamos a construir un país digno para las generaciones que vienen”.

Ese día, a las puertas del Panteón Nacional, alegres venezolanos y venezolanas mostraban su apoyo al recientemente liberado: “Chávez es el hombre que realmente nos va a ayudar a llevar la democracia como tiene que ser”.

“Todos los venezolanos nos sentimos orgullosos de tener un hombre como él, valiente, decidido”. “Vengo a rendirle honores al Comandante Hugo Chávez Frías, porque se lo merece, porque es el hombre que estamos esperando para que transforme nuestra país”.

“Hoy es un día jubiloso para todos los bolivarianos” “Chávez amigo, el pueblo está contigo”.

“Vamos a hacer un gran frente nacional. Le pedimos al pueblo venezolano que nos acompañe como un solo hombre en la búsqueda de la transformaciones necesarias”, expresó Chávez desde Los Próceres una vez concluido el capítulo de encierro en Yare.

Chávez junto a los soldados del Movimiento Bolivariano MBR-200 se habían rebelado contra el gobierno neoliberal de Carlos Andrés Pérez (1989-1993), quien bajo órdenes del Fondo Monetario Internacional (FMI) causó inestabilidad política, económica y social, que tuvo su mayor impacto con la represión a la rebelión popular del 27 de febrero de 1989.

Tras liderar la rebelión cívico-militar y asumir su responsabilidad, Chávez fue apresado y confinado a la cárcel de San Carlos en Caracas, poco tiempo después fue trasladado junto a 10 oficiales de las Fuerzas Armadas, al centro de reclusión de presos comunes, ubicado en las cercanías de la población de San Francisco de Yare, en el municipio Simón Bolívar, estado Miranda.

La esperanza en la calle

“El Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 va a la calle, a la carga, a tomar el poder político en Venezuela, va a demostrarle a los politiqueros venezolanos cómo se conduce un pueblo, al rescate de su verdadero destino”.

Con estas palabras llenas de energía el líder venezolano logró atrapar al pueblo que colmó el lugar, ese pueblo esperanzado por encontrar la justicia social, el equilibrio económico y la confianza en un gobierno popular.

Convencido de sus ideales, pero siempre comprometido con sus raíces, se trasladó a la Academia Militar de Venezuela, para reunirse con sus compañeros de tropa.

Ese 26 de marzo, tras ser liberado, desde la tarima del Paseo Monumental Los Próceres, a la altura del Ministerio de la Defensa ubicado en el Complejo Militar Fuerte Tiuna, en Caracas, fue recibido por familiares, amigos y seguidores.

El oficial egresado de la Academia Militar de Venezuela, con su característico tono enérgico, expresó: “Al lado del pueblo venezolano abriremos los caminos de la esperanza hacia un siglo XXI verdaderamente digno, hacia un país digno de ser la cuna de Simón Bolívar, el general de América”.

Luego, en una entrevista realizada en la sede del canal privado Televén, en el programa del periodista venezolano José Vicente Rangel, Chávez destacó: “El 4 de febrero insurgimos para buscar cambios profundos, para llegar a la profundidad de las estructuras; yo creo que en lo adelante debemos presionar y eso, entre cielo y tierra, hay sólo una fuerza que puede lograrlo y es el pueblo venezolano”.

Al día siguiente, 27 de marzo visitó el Panteón Nacional y frente a los restos del Libertador Simón Bolívar, el oficial barinés juró lealtad al padre de la Patria.

“Hemos venido hasta ti, padre, para luchar por la patria que nació de tu mente luminosa y de tu espada forjadora, íbamos a la carga!, ¡por ahora y para siempre!, domingo de ramos de una nueva era”.

Posteriormente, ofrece una conferencia de prensa en el Ateneo de Caracas para transmitir sus ideas revolucionarias. A partir de su salida de Yare, habla de la Constituyente y comienza a fortalecer al MBR-200.

“Nosotros, el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 hemos diseñado, en sus líneas maestras, en principios más generales lo que llamamos el proyecto nacional Simón Bolívar, es para lograr como decía Bolívar, un sistema de Gobierno que produzca la mayor felicidad posible, la mayor estabilidad social posible”.

Prosiguió su camino, Chávez bañado de pueblo, saludó a miles de seguidores que asistieron a la concentración en Las Acacias, ubicada en el suroeste de la capital venezolana, el líder revolucionario, en compañía de líderes sindicales. Para aquel entonces el actual presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, siempre leal a Chávez, lo acompañó.

Desde la tarima mostró su proyecto revolucionario, que cuatro años después lo llevaría al Palacio de Miraflores a ocupar el cargo de jefe de Estado, con el 56,2 por ciento del voto popular.

Vamos a tomar el poder

Después del “por ahora” hay el “para siempre”, que fue una manera de completar aquello que quedó en el aire: “¡Para siempre es la lucha!… Para siempre es la continuación de nuestra lucha para tramontar este siglo”, son palabras que reflejan la claridad política del Comandante durante toda su trayectoria, cita tomada del compilado de entrevistas (1992-2012) al comandante Hugo Chávez Frías, de José Vicente Rangel: De Yare a Miraflores: el mismo subversivo.

Nuevamente a las catacumbas del pueblo

Hoy cuando no tenemos físicamente aquel heroico comandante pero cuyo espíritu subversivo se ha hecho millones ostentando el poder en el ejercicio de la nueva democracia revolucionaria construida por todos en un gran proceso constituyente y que aun continua, hoy cuando se siguen estremeciendo los cimientos de la opresión y los imperios en un intento de seguir manteniendo sus antiguos privilegios; El pueblo de Bolívar sigue alzando las banderas de aquel glorioso 26 de marzo y a propósito de las groseras sanciones imperiales contra nuestra Patria ratifica su sentimiento antiimperialistas en la defensa de la sagrada soberanía de este suelo.

Es por ello, parafraseando a Jorge Rodríguez quien a la luz de la recolección de firmas exigiendo la derogación del decreto imperial, expresaba: “Volveremos a las catacumbas del pueblo”.

Fotos: Archivo

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve