Memorias / Noticias

24.Oct.2014 / 08:31 am / Haga un comentario

Prensa PSUV.- Hace 172 años, falleció en Lima el Padre de la Patria chilena, General Bernardo O’Higgins Riquelme. Finalizaba así la intensa vida del que fuera primer Director Supremo de Chile, el Héroe de la Batalla de Rancagua y vencedor de la Batalla de Chacabuco, el gobernante que proclamó la Independencia de Chile y ordenó la creación del Ejército Libertador del Perú.

Nació el 20 de agosto de 1778, en la ciudad de Chillán. Hijo de Ambrosio O’Higgins quien fue gobernador del Reino de Chile y luego virrey del Perú, e Isabel Riquelme Meza.

Desde su nacimiento, O’Higgins tuvo que enfrentar los prejuicios de la época por ser hijo de un padre ausente, a pesar de que nunca lo abandonó. Fue así que por instrucciones de su padre don Ambrosio, el joven Bernardo recibió una esmerada y completa educación. Inicialmente en un colegio de Chillán; luego será enviado a Lima (Perú) y, posteriormente, a Europa; en primer lugar a Cádiz (España) y después en Londres (Inglaterra), donde completó su educación en exigentes colegios, en los que compartió con importantes personalidades de ese entonces.

A sus 20 años ya había vivido en diversos países y se había relacionado en un entorno multicultural. En el Reino Unido, Bernardo O’Higgins, asistió a un colegio católico con régimen de internado ubicado en Richmond, a las afueras de Londres. Llegó a dominar el inglés, aprendió literatura francesa, dibujo, historia y geografía, música y manejo de las armas.

Contó entre sus profesores para la asignatura de matemáticas con el insigne prócer venezolano Francisco de Miranda, Precursor de la independencia americana y quien le inculcó las ideas libertarias que se debatían en esos tiempos, los derechos del hombre, la soberanía, la libertad entre otros. Dándole consejos que le servirían e incentivarían a sumarse a la lucha por la emancipación de su país.

Años más tarde, sería el propio Miranda quien lo presentaría ante el ministro Portland y a Mr. Rufus King, ministro plenipotenciario de los Estados Unidos en la Corte de Inglaterra, cuando fue a solicitarles apoyo para la causa de la independencia de las colonias españolas.

Devuelta a la Patria

Después de pasar varios años lejos de su tierra, Bernardo trató volver a Chile, hecho que estuvo lleno de contratiempos debido al conflicto sostenido entre España e Inglaterra. Esta situación retrasó el viaje, aunque en 1802 logra su cometido. Un año antes, su padre había fallecido, heredándole la hacienda “San José de las Canteras”, donde Bernardo se desarrolló plenamente en las actividades de campo.

Inicios en política

A pesar de que durante los primeros años de su estadía en el país, Bernardo O’Higgins se ocupó casi exclusivamente del manejo de la hacienda que le legó su padre, el interés por los asuntos políticos no declinó y la creciente necesidad por difundir los ideales de independencia hizo que reuniera diferentes grupos de jóvenes para trasmitirles sus conocimientos.

Una vez que se constituyó la Primera Junta Nacional de Gobierno, el 18 de septiembre de 1810, Bernardo O’Higgins fue electo diputado para el Congreso, representando a la ciudad de Los Ángeles.

Sin embargo, como las organizaciones aún eran deficientes y el control del país no tenía un rumbo definido, tras la llegada de José Miguel Carrera al poder, O’Higgins volvió a las labores que le demandaba la mantención de su hacienda en Las Canteras.

Sus acciones como Libertador

Nuevamente animado por las fuerzas libertadoras para unirse en la lucha por la independencia del país, se incorpora a las filas del Ejército y participa en varias acciones militares, que finalmente, le valieron en 1815, el mando del ejército patriota.

Durante el período que va desde 1810 a 1814, conocido como la Patria Vieja, O’Higgins colaboró en la organización de nuevas milicias y posteriormente pasó a ser miembro del Primer Congreso Nacional, instaurado el 4 de julio de 1811. En 1810, Bernardo se incorporó al Ejército Patriota con el grado de Teniente Coronel de Milicias. Tras la batalla de “El Roble” logra relevancia y, en noviembre de ese año, consigue ser nombrado Jefe del Ejército Patriota.

Participó en las batallas y posteriores negociaciones con el Brigadier español Gabino Gaínza, como también en la batalla de Rancagua. En Mendoza, junto con José de San Martín, se dedicó a preparar el Ejército de los Andes, con el cual se liberó a Chile en Chacabuco, en 1817, y en la Batalla de Maipú, en 1818.

Últimos Años

Luego de la consolidación de la Independencia, Bernardo O’Higgins, con el cargo de Director Supremo, se dedicó a la organización del Estado a través de diversas acciones, situación que generó algunas molestias entre la aristocracia. Gobernó Chile como Director Supremo hasta 1823. En este periodo ayudó a José de San Martín en la organización de la expedición libertadora del Perú. En enero de 1823, se sublevó Ramón Freyre, y O’Higgins renunció para contribuir a evitar una guerra civil. Se exilió en Lima y se dedicó a la agricultura en Cañete.

A la llegada a tierras peruanas del Libertador Simón Bolívar, O’Higgins entró en contacto con él y selló una fuerte amistad, al convertirse en un distinguido miembro de su Estado Mayor. No dudo en ponerse a las órdenes de Bolívar para participar en la campaña que culminaría en la batalla de Ayacucho. Desde el primer momento Simón Bolívar apreció los consejos y la experiencia del chileno. Lo consideró un buen soldado y recalcaba su audacia y valor. Los unió una coincidencia fundamental: uno y otro eran intransablemente republicanos en un momento en que algunos próceres patriotas pensaban en monarquías constitucionales a cargo de algún príncipe europeo.

Pasó sus últimos días, siempre pendiente de lo que acontecía en Chile. En 1842, el General Manuel Bulnes, le autoriza a regresar a su tierra, no obstante la muerte le sorprende mientras preparaba el viaje, el 24 de octubre de 1842.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve