Antonia Muñoz / Opinión

22.Jul.2015 / 11:49 am / 1 Comentario

¡Simplemente porque no procedemos de la manera correcta ni en el orden correcto! Esta respuesta descarnada y frontal no significa que haya brincado la talanquera, todo lo contrario; porque sigo siendo la misma chavista de vocación y de convicción que muchos reconocen, es que estoy harta de que alguna gente oiga, pero no escuche. Oyen porque les funciona perfectamente el órgano de la audición y el nervio auditivo transmite las señales sonoras al cerebro. Sin embargo, por falta de humildad no les da la gana de escuchar, y además, porque todavía no han caído en cuenta que en Venezuela tenemos una Democracia Participativa y Protagónica. Me permito aclarar que el tono de esta reflexión también refleja la frustración de una educadora que desde enero de 1980 hasta principio del 2000, dedicó su vida a formar Ingenieros en Producción Animal y a interactuar con ganaderos como Extensionista. Después de la jubilación, ha seguido en la misma práctica y prédica, pero pareciera que todas las recomendaciones caen al vacío. Simplemente, no nos hemos hecho entender!! Ahora hablo en plural, porque somos unos cuantos docentes de varias universidades del país que sentimos la misma desazón. En el mismo orden de ideas, me permito recordar a quien pueda interesar, que gastar dinero en un sector no siempre es INVERTIR JUICIOSAMENTE. Por eso, no es suficiente informar sobre los recursos invertidos en el sector ganadero, sino que es absolutamente mandatorio reportar los RESULTADOS obtenidos como producto de la inversión.

Durante el mandato del Presidente Luis Herrera Campíns (79-84) se lanzó un Plan de desarrollo lechero, basado principalmente en importación de vacas lecheras pura de la raza holsteins, traídas principalmente de los Estados Unidos. Uno de los estados de donde se importó vientres lecheros fue de Wisconsin. Ya se podrán imaginar los resultados finales: baja producción debido a que tales animales no podían adaptarse a los calorones nuestros y a la alta humedad presente en el aire. Adicionalmente, mal alimentadas, porque salvo honrosas excepciones, la mayoría de los ganaderos creyeron que podían mal alimentarlas como hacen con las vacas criollas. Estos animales también eran muy susceptibles a la garrapata y a la mastitis (infección del tejido mamario debido a bacterias que penetran a través de los pezones). No pongo en duda que haya sido un plan bien intencionado, pero tampoco tengo duda que fue muy mal implementado, quizás debido a mal asesoramiento debido a intereses creados y subalternos, y probablemente debido a desconocimiento del efecto negativo de algunos factores climatológicos sobre la fisiología de bovinos de clima frío. Estamos seguros que a ciertos personajes, de esos que tienen la habilidad de ubicarse siempre a la vera del poder, sólo le interesaba el negocio de la importación. A esos individuos, les dan para importar vacas de 100 dólares y compran vacas de desecho a $ 50, así por cada vaca se “embolsillan” 50 dólares. Los números aquí usados no son reales, pero el latrocinio si lo es. Para nuestra tristeza, la corrupción heredada de la IV República no termina de morir, y todavía la tenemos retozando a sus anchas en la V República. Probablemente esto es muy duro para admitirlo, pero es la verdad, y la verdad siempre es revolucionaria. Además, a esta altura de mi vida, más que nunca tengo que gritar con José Gervasio Artigas: “CON LA VERDAD, NI OFENDO NI TEMO”.

Aunque la importación de animales no necesariamente supone corrupción; un plan de impulso a la producción de carne y leche no debe comenzar por allí. Adicionalmente, muy a menudo se comete el error garrafal de asignar los animales a los productores equivocados; porque no tienen pasto ni agua para el consumo animal o para el riego de aunque sea media hectárea de pasto. Mucho menos poseen plan de forraje conservado (heno o silaje) para sus animales durante los 5 o 6 meses de verano. Otro error que insistimos en cometer, es entregar los créditos por amiguismo y a productores que no lo necesitan o a productores fantasmas, quienes simplemente usan el dinero para cualquier cosa, menos para producir carne y leche. Aquí se cumple aquello de: “No tiene culpa el ciego, sino quien le da el garrote”. Generalmente ese garrote se paga con parte del crédito. El SEGUIMIENTO Y EL CONTROL a los créditos agropecuarios, es de obligatorio cumplimiento si queremos ser exitosos. Así mismo, es obligatorio que todos los estados con producción agropecuaria tengan un EQUIPO DE EXTENSIÓN suficiente en número, nivel técnico y compromiso político con la Patria para que haga acompañamiento técnico y socio- político a los pequeños y medianos ganaderos que lo necesiten.

Finalmente, recordamos que los créditos deben adecuarse a la necesidad de cada solicitante o beneficiario. ¿Para qué asignan un crédito para construir vaquera, corral y embarcadero, a un productor que sólo tiene la tierra? Simplemente lo endeudan sin ninguna posibilidad de pagar ese crédito porque la infraestructura es necesaria, pero no puede ser la primera inversión. Esto es fácil de entender, pero hay gente que ni sabe ni quiere aprender. Por lo tanto, si queremos defender el legado de Chávez y avanzar hacia la SOBERANÍA AGROALIMENTARIA, cumplamos uno de sus angustiosos mandatos, lanzado en aquel gabinete del 20 de octubre de 2012, el cual conocemos como GOLPE DE TIMÓN: ¡EFICIENCIA O NADA! ¡CHÁVEZ VIVE.LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, martes 21 de julio de 2015.

 

Comentarios

30.Jul.2015 10:32 am
Sixto Gonzalez (Monagas) dijo:

Muy bueno ese comentario mi camarada, tenemos que hacer ese gran esfuerzo por enderezar el camino que lamentablemente se ha torcido, pero que junto al poder popular sueño de nuestro comandante eterno podemos enderezar para consolidar su sueño en nuestra patria. Chávez hoy mas que nunca vive y es por eso que su heroica lucha sigue!!!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve