Eduardo Piñate / Opinión

25.May.2015 / 10:04 am / Haga un comentario

Por Eduardo Piñate R.

El 2 de febrero de este año escribí un artículo por estos mismos medios titulado “Derrotaremos la Infamia”. Allí aseveré lo siguiente:

“El último episodio, por ahora, de la guerra total del imperialismo contra la Revolución Bolivariana lo representan las declaraciones que habría dado a la DEA un desertor de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) acusando al camarada Diosdado Cabello de tráfico de drogas. Por supuesto, la canalla mediática nacional e internacional encabezada por el diario franquista “ABC” de España, “El Nacional” entre los impresos de aquí y “La Patilla” en las redes sociales, inmediatamente se pusieron a la cabeza de la difusión de la infamia contra el camarada.

Pero, ¿por qué Diosdado Cabello? Es fácil responder esta pregunta. Diosdado es un ícono de nuestra revolución, es un héroe de la insurgencia del 4 de febrero, en la que participó siendo un joven teniente. Durante todo el período de la revolución en el poder ha ocupado importantes responsabilidades partidarias y de Estado (Director de CONATEL, Ministro de Relaciones Interiores, Ministro de Infraestructura, Vicepresidente Ejecutivo de la República durante el golpe de Estado de abril de 2002, presidente encargado de la República por varias horas el 13 de abril de 2002, integrante de la dirección nacional del MVR primero y del PSUV desde su fundación, entre otras responsabilidades). En los actuales momentos es el Presidente de la Asamblea Nacional y Primer Vicepresidente del PSUV, responsabilidades que ha asumido con entusiasmo, pericia y profunda lealtad al pueblo, a la revolución, al Comandante Supremo Hugo Chávez, su legado y obra, y al Presidente Obrero Nicolás Maduro. Conocemos de su idoneidad moral, de su compromiso con el pueblo y de su combatividad.”

En las últimas semanas voceros imperiales se han lanzado otra vez con una campaña de infamias contra el camarada Diosdado Cabello, sobre todo un personaje absolutamente descalificado como Roger Noriega, se ha puesto al frente de la vocería de la actual campaña. Frente a ella no tenemos necesidad de quitar ni una letra de los que afirmamos a principios del mes de febrero de este año. Pero podemos agregar algunas cosas:

La campaña -podríamos llamarla de mayo, para diferenciarla de la de principios de año- aunque repite las anteriores mentiras, se produce luego de la estruendosa derrota que sufrió el gobierno de Barack Hussein Obama con su decreto contra Venezuela y la resonante victoria del pueblo venezolano y la Revolución Bolivariana con la campaña “Obama Deroga el Decreto Ya”. Con el decreto del 9 de marzo de este año, el gobierno imperialista de los EEUU intentó presentarnos como un Estado forajido y por esa vía inhibir la solidaridad que en todo el mundo ha concitado nuestra revolución, su liderazgo –encabezado por nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez- y el pueblo venezolano. Se propusieron aislarnos para golpearnos con más facilidad con todo un abanico de opciones, incluyendo la agresión militar.

Pero como les ha sucedido en todo el período en el que la Revolución Bolivariana ha estado en el Poder, primero con el Comandante Chávez y ahora con Nicolás Maduro, subestimaron al pueblo y a la dirección de la revolución y volvieron a fracasar. Resulta que el apoyo y la solidaridad con Venezuela fue casi unánime; diversos organismos internacionales (Entre ellos la CELAC, UNASUR, la ALBA, el MNOAL y el G77+China, entre otros), gobiernos, partidos políticos, organizaciones sociales y personalidades en todo el mundo; expresaron su solidaridad con nuestra Patria y rechazaron el injerencismo imperialista que contenía el decreto de Obama. La Cumbre de las Américas vino a ser la confirmación palpable, concreta y visible de la derrota del imperio.

Los gringos quieren “sacarse el clavo” que significó esa derrota y la previsible derrota que van a recibir en las elecciones parlamentarias de este año, por ello retoman las calumnias contra Diosdado Cabello, por todo lo que representa para la Revolución Bolivariana. Se trata, por una parte, de descalificar al liderazgo de la revolución ante los pueblos y gobiernos del mundo con el avieso objetivo de presentarnos como un estado fallido y por otra parte, escindir la unidad del pueblo con la dirección de la revolución que encabezan precisamente los camaradas Nicolás Maduro (Presidente de la República y Presidente del PSUV) y Diosdado Cabello (Presidente de la Asamblea Nacional y Primer Vicepresidente del PSUV). Si el imperialismo y todos sus aliados dentro y fuera del país lograran esos dos objetivos les sería relativamente fácil justificar cualquier agresión para destruir la revolución.

Es tal la desesperación del imperialismo que escogen como vocero a uno de los más descalificados: Roger Noriega; mafioso y narcotraficante que estuvo envuelto en el escándalo Iran-Contras durante el gobierno de Ronald Reagan, miembro prominente de la mafia cubano estadounidense y de la ultraderecha fascista que hoy domina la política del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. Este personaje nefasto pretende verter lodo sobre lideres fundamentales de nuestro pueblo y no lo logra porque la conciencia de los hombres y mujeres decentes y dignos de este mundo -que lo conocen muy bien- no lo va a permitir como ya se ha demostrado en muchas oportunidades.

Se volvieron a equivocar los fanáticos de la ultraderecha fascista en los Estados Unidos, en Venezuela y en todo el mundo; una vez más dejaron por fuera de sus cálculos al pueblo venezolano, una vez más subestimaron la calidad humana, el compromiso irreductible de nuestro liderazgo revolucionario con el pueblo y el legado del Comandante Supremo Hugo Chávez y la unidad inquebrantable del pueblo venezolano. Con esta fortaleza, que cada día se hace más fuerte en medio de combates y presiones del enemigo, no hay imperialismo, ni burguesía que pueda.

Venceremos!!!

Caracas, 24 de mayo de 2015

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve