Opinión

  • Del neoclasismo al ¿al narco-capitalismo?

    La primera vez que escuché el término anarco-capitalismo, me quedé extraño. Supuse que era un eufemismo para designar conductas neoliberales extremas. Estaba en lo cierto. El término iba más allá del simple discurso. Me impresionó que tal tendencia tomara cuerpo en las reflexiones económicas de la élite dominante.

  • Socialismo feminista y III Congreso del PSUV

    Para las militantes del PSUV es un deber y un compromiso histórico participar en el debate de todos los temas y documentos planteados en el III Congreso de nuestro partido con la orientación de transversalizar el enfoque de género en todos los debates e incorporar el Socialismo Feminista como una temática especifica; con ello nos proponemos mantener y profundizar este legado surgido en el proceso de la Revolución Bolivariana, impulsado con mucha fuerza y amor por nuestro líder Eterno Hugo Chávez.

  • EEUU Death

    Convicto

    El imperialismo, identificado con exactitud como etapa superior del capitalismo, ha traspasado los linderos de su marcha expansiva y entrado en los predios de la inferioridad histórica. Superconcentrado en un solo poder hegemónico, ya no le queda sino la fuerza bruta, no puede moverse sin destruir y asolar, sus dólares crecientemente inorgánicos y sus inquietantes banderas son compañeros inseparables del latrocinio, el dolor y la muerte. Cesó el tiempo de las coartadas que se denominaban democracia, libertad, derechos humanos, civilización o progreso, y apenas si quedan aquí y allá personas rezagadas que deliran por el famoso “american way of life”, ese señuelo o tierra de promisión carente de humanidad profunda y por tanto de vocación y capacidad para ser referente universal.

  • Foto: Archivo

    ¿Qué hacer si llega el lobo feroz?

    1 Lo que hoy escribo contiene reminiscencias del pasado, crítica y autocrítica, percepción de la realidad, preocupación, optimismo. ¿Motivo?: el clima existente en el país. La angustia creciente. Expectativas que surgen y se desvanecen. La impresión de muchos compatriotas de que algo va a pasar -como en el cuento de García Márquez. ¿De verdad va a pasar algo extraordinario, distinto a lo que cotidianamente depara el vórtice en que vivimos? Voy al grano. Ante todo, no pretendo alarmar. Pero sí que tomemos conciencia de la delicada situación por la que atraviesa Venezuela. Situación económica difícil, ante la cual el Gobierno hace cuanto puede -y un poco más- para sortearla. Situación política complicada por dos razones: características de la oposición y descarada injerencia de EEUU en los asuntos internos del país. Ahora bien, lo que ocurre no es para deprimirse. Al contrario, sirve para estimular la capacidad combativa del pueblo venezolano; para tomar conciencia de los desafíos que ponen a prueba. Que conste, lo que escribo no es retórica. Quienes me conocen saben que no la practico.

  • Expectativa vs realidad

    La tienen difícil

    Según la mayoría de los análisis e informaciones publicados en medios de comunicación nacionales y extranjeros, Venezuela está al borde de un colapso económico y social. Para demostrarlo inventan noticias o usan a políticos y economistas (Henrique Capriles: “Acabaron con la producción, todo es importado y no hay dólares para importar, no hay recursos porque se los robaron”); interpretan negativamente medidas tomadas por el Gobierno (María Machado: “Lo que existe en Venezuela son bandas de delincuentes que se han venido apropiando de las instituciones públicas”); descalifican al presidente Nicolás Maduro (Rafael Poleo: “El esperpento caerá, pero no por los emails de una muchacha hiperactiva sino por su propia torpeza”) y magnifican los triunfos logrados por la oposición (Ramón Guillermo Aveledo: “Ese voto es un reclamo múltiple por la Constitución, por la soberanía popular, por la libertad de Enzo y Daniel”).

  • Como caimán en boca de caño

    Así andan las oposiciones al proceso chavista. Pero esta vez el control de las operaciones lo llevan los propios agentes foráneos. Cansados de tanta ineficiencia en las acciones y tanto guiso con los dólares que llueven del Norte los dueños del circo decidieron relegar a los payasos de la mesa de la unidades al rol que les corresponde, el de subalternos obedientes. No lo digo yo. Lo dijo públicamente la portavoz del Departamento de Estado para despejar cualquier duda al respecto.

  • Unidad, vamos a la ofensiva política

    Es en momentos políticos complejos donde siempre se presentan debates y contradicciones, no solamente entre los sectores sociales o entre sus dirigencias políticas; pero la clara compresión del objetivo estratégico es lo que permite entender la necesidad de la unidad.

  • ¡Sólo el pueblo organizado y consciente puede!

    Nada pareciera detener la especulación generalizada que se ha apoderado del país, como consecuencia de la guerra económica desatada por los enemigos de la Patria desde hace bastante tiempo atrás. Es alarmante como en los pueblos, mucha gente vende productos de primera necesidad en plena calle o en bodegas improvisadas en las casas, con la seguridad que nada pasará. Pareciera que mucha gente descubrió como un “modo de vida fácil” la reventa de productos de primera necesidad. Esto sin desestimar los esfuerzos que está haciendo el Gobierno Bolivariano a través de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos (SUNDDE), por aplicar la Ley Orgánica de Precios Justos. Tal vez porque la ley es de reciente aplicación, son pocas las y los funcionarios autorizados (inspectores) en cada estado, municipios y parroquias para “establecer los ilícitos administrativos, sus procedimientos y sanciones; los delitos económicos, su penalización y el resarcimiento de los daños sufridos…

  • La violencia impuesta (modos de acción política de Voluntad Popular y sus bandas violentas)

    Los pueblos que han vivido la experiencia de guerras civiles o guerras con otros países, pueden dar fe del horror y el dolor que queda sembrado en el seno de su población, debido a la destrucción y a las muertes ocasionadas en los conflictos bélicos.

  • CIDH

    Primero la sentencia, el juicio después

    Cada año en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) se desarrolla un juicio absurdo. “Primero la sentencia- el juicio después”, dice el presidente de la Comisión. “No se puede sentenciar antes del juicio”, dice la representación de Venezuela. “Cállese”, dice el Presidente. Y esgrime un Informe donde una vez mas sentencian anticipadamente a nuestro país condenándolo a la Categoría IV, reservada para “gobiernos que no han llegado al poder mediante elecciones populares”, donde los derechos han sido suspendidos “en virtud de la imposición de medidas excepcionales, tales como el estado de emergencia, el estado de sitio, suspensión de garantías, o medidas excepcionales de seguridad, entre otras”, donde se cometen “violaciones masivas y graves de los derechos humanos”. Nada de eso ocurre en Venezuela, pero antes de comenzar la audiencia, ya la condenan. Después el juicio, primero la sentencia.